Cómo llevar un nocturnario o diario de sueños

libreta con hojas en blanco y pluma

ícono de archivo pdf

 

Llevarme este artículo para leerlo más tarde.

Juan despertó frotándose los ojos y tratando de separar el recuerdo del sueño que acababa de tener de color azul de las paredes que le rodeaban. Las hojas violetas de los árboles que había visto mientras dormía parecían estar pegadas a sus párpados, por lo que le tomó un rato conectarse con la realidad, o al menos con la realidad de ese día nuevo. Aunque estaba seguro de que siempre recordaría ese sueño, así no lo escribiera, una semana más tarde sólo recordaría el color violeta de las hojas de un árbol que entonces parecería un fantasma.

Muchísimas personas afirman, con seriedad y sin dudas, que ellas no sueñan, al menos no todas las noches. Tal vez son muchísimas también las que desconocen la conexión que hay entre los diarios personales y la capacidad para recordar sueños.

En la mayoría de guías que hay acerca del trabajo con sueños, incluidas las dedicadas a la interpretación y las que prometen que provocarán sueños lúcidos, se habla de la importancia de llevar un diario de sueños, también conocido como nocturnario, mas poco se dice acerca de su relación con los eventos de la vida despierta, descuido que considero desafortunado.

Escribir en un cuaderno o en una libreta especial los acontecimientos que te impactan o que te llaman mucho la atención es un paso previo y muy importante cuando tu objetivo es aprender a entender tus sueños. El hábito de escribir, si no a diario al menos con alguna frecuencia, los hechos más significativos de tus días prepara tu mente para la tarea posterior de registrar lo que ocurre en tus noches. No es lo mismo (nunca lo será) llegar a la página en blanco o a las líneas silenciosas después de haber sintonizado la sensibilidad para percibir el entorno que hacerlo, con actitud robótica, para seguir una instrucción dada por un experto desconocido.

Además cuando se está aprendiendo a interpretar sueños, un aprendizaje que bien puede tomar toda la vida si se quiere, tanto los hechos como los métodos usados para registrarlos importan, por eso paso a hablar de los más comunes, entre los disponibles, para llevar un diario o un nocturnario.

¿Papel y lápiz o dedos y bits?, esa es la cuestión

Poco a poco la costumbre de usar papel y lápiz para escribir pensamientos, sueños y preocupaciones personales está perdiendo popularidad al tiempo que la tendencia de usar dispositivos electrónicos para los mismos fines va ganando fuerza, por lo tanto es curioso que los manuales oníricos sigan haciendo énfasis en la necesidad de escribir en una libreta, dejada con anticipación cerca a la cama, los sueños que se logra recordar. Hecho curioso sí, mas no vacío.

En los años que llevo estudiando el mundo de los sueños he experimentado con otras técnicas de registro, por eso puedo hablar con soltura de sus beneficios y de sus puntos débiles, que también son aplicables cuando son usadas para recopilar eventos cotidianos.

  • Archivos de texto guardados en el computador: Prácticos, en especial para escribir sueños o eventos largos, presentan demasiadas distracciones, más hoy en día cuando la conexión a internet es permanente. Entre sus bondades están la multiplicidad de formatos que existen para hacer anotaciones al margen, la facilidad que ofrecen para organizar la información y las herramientas que incluyen para hacer búsquedas dentro del texto.

De los trabajadores con sueños que han obtenidos buenos resultados con esta técnica de registro he oído que a veces hacen apuntes generales de lo que quieren escribir y luego usan un procesador de texto para crear relatos detallados. Dicen también que usar el computador es más cómodo que escribir a mano, en especial cuando se trata de manejar mucha información.

Otros factores asociados a la necesidad de esperar a que el computador esté listo para comenzar a escribir, la lucidez que hace falta para trabajar frente a él y la alternativa de dejarlo encendido para acortar la espera lo convierten en una de mis técnicas menos favoritas ya que muchas veces el carácter sutil del sueño recordado no se lleva bien con el brillo del monitor ni con las tareas variadas que parecen reproducirse de forma descontrolada en cuanto se sienta uno frente a este aparato.

  • Videograbadoras: Es la técnica con la que menos he trabajado, en parte porque consultar la información registrada con una videograbadora es poco práctico, excepto para quien está habituado a trabajar frecuentemente con ella. Útil para recoger datos frescos, de sueños recién tenidos o de situaciones recién vividas, diferenciar entre el contenido en sí del hecho y las opiniones o comentarios que surgen alrededor del mismo puede ser complejo, además la necesidad de esperar a que el dispositivo esté listo para funcionar puede provocar la pérdida de detalles clave, sobre todo cuando se está trabajando con material onírico. La alternativa es dejar el aparato –cámara, teléfono celular, etc.─ en modo de “espera” para usarlo de inmediato en el momento justo sin embargo, como he explicado en el capítulo dedicado al descanso saludable, prefiero evitar al máximo dormir cerca de corrientes electromagnéticas, por eso apago o desconecto estos artefactos antes de ir a la cama.
  • Grabadoras de audio: Sus cualidades y sus defectos son similares a los de los videos, pero teniendo en cuenta que he experimentado más con este recurso mi opinión es más profunda. En ciertas ocasiones las he usado para registrar sueños largos y detallados que temo olvidar más tarde. También las he usado para grabar frases clave que luego uso como anzuelo para evocar el recuerdo completo del sueño cuando sé que seguiré durmiendo y que el contenido de los sueños posteriores enterrará el del anterior. Creo que este es justamente el escenario en el que mejor se desempeñan, pues cuando he intentado, poquísimo tiempo después de despertar, grabar un sueño extenso la sucesión de bostezos y mi voz somnolienta me han obligado a hacer una interpretación doble: una de lo que pretendía decir y otra del significado de la situación relatada.
  • Escribir a mano: Mi favorita de lejos aunque cavernícola para muchos también plantea retos. Para quien tiene una caligrafía de comprensión dudosa, pues luego tiene que adivinar lo que intentó escribir, y para quien siente dolores casi insoportables después de quince minutos de tener el lápiz o el bolígrafo entre los dedos, claramente no es la primera opción, sin embargo sus ventajas quizás logren persuadirte.

Escribir en una tableta o en un teléfono celular se reduce a reconocer las letras y a digitarlas con un movimiento repetitivo de las manos, en contraste escribir a mano activa áreas distintas del cuerpo y, por ende, del cerebro. El movimiento necesario para trazar la G no es igual al que hace falta para escribir la R, además algunas personas no sólo usan la mano y la muñeca para escribir sino que también mueven el brazo completo, desde el hombro. Tal activación te ayuda a recordar más detalles del hecho o del sueño que intentas registrar y establece un contacto íntimo con las sensaciones que experimentas, despierto o dormido, cuando lo vivías.

He perdido la cuenta de las veces que he recuperado detalles que creía perdidos mientras escribía a mano unas pocas líneas de un sueño que creía prácticamente olvidado. Estoy convencida de que estímulos sensoriales de otro tipo, como el ruido que hacen los lápices de dureza distinta sobre el papel, los olores de las tintas y la textura de las hojas bajo la piel crean en conjunto una atmósfera adecuada para que los sueños y las enseñanzas encuentren un espacio propio y se abran paso hacia la consciencia.

Ahora que he expuesto las cualidades y los puntos débiles de los métodos disponibles para recopilar escenas de sueños y de eventos cotidianos paso a darte algunas recomendaciones que te servirán para sacar el provecho máximo de las impresiones que decidas registrar.

Hilos sueltos y retazos

Cuando nunca has llevado un diario o un nocturnario crees que sólo alguna información es digna de llegar a sus páginas, mas lo cierto es que cualquier detalle o sensación que consideres novedosa tiene el valor suficiente para ser registrada. Un ejemplo excelente de esta costumbre de observar y luego escribir lo que hace estremecer al alma es El libro de la almohada de la dama Sei Shonagon, en él la autora describe escenas que vive en épocas distintas del año, habla de la decoración usada en las fiestas a las que asiste y se anima a registrar sus opiniones acerca de las personas que la rodean.

Si bien al empezar a escribir mi primer diario temía que cayera en manos inadecuadas, con el tiempo comprendí que tanto yo como quienes me rodeaban entonces teníamos que aprender a respetar los límites de la privacidad propia y ajena. De nada sirve que guardes tu diario en una caja fuerte si vives rodeada de gente en la que no puedes confiar, pues en ese caso el problema más serio que debes resolver es cómo te relacionas con los demás y no cómo evitar que alguien se entere de tus asuntos más íntimos. Tampoco propongo que compartas tus sueños con todas las personas que conoces, y con las que no también, lo que pretendo es llevar tu atención hacia el hecho de que todo, absolutamente todo es susceptible de ser escrito en un diario o en un nocturnario. Los asuntos que te preocupan, las situaciones inconclusas, sorpresas pequeñas y escenas solitarias de los sueños que apenas recuerdas son contenidos perfectos para plasmar en las hojas de un cuaderno o de una libreta.

Es muy posible que con el tiempo descubras que diario y nocturnario se funden en un libro solo, personal y valioso que te acompaña durante periodos largos de tu vida con la lealtad y la compasión que aún están por cultivar muchos seres humanos.

Sin juez y sin filtro

Una de las razones, quizás la principal, por la que para tantos es difícil recordar sus sueños es el miedo.

Miedo a lo desconocido, miedo a lo nuevo, miedo a perder el control, miedo a lo extraño…

Justamente por miedo es que se rechazan, de modo consciente y de modo inconsciente, los recuerdos que quedan de los sueños al despertar, miedo que impide recibir los beneficios que trae consigo el trabajo onírico.

Una vez tomas la decisión de aceptar tus sueños, como vienen, sin juzgar ni filtrar su contenido experimentas un aumento en la cantidad de información que obtienes de ellos. Entre más tiempo y atención dedicas a observar tus viajes nocturnos, evitando pronunciar frases como “mis sueños son los más raros del mundo” o “¿por qué no podré soñar cosas normales?”, comprobarás que se expanden, que florecen y que los recuerdos que dejan son más coloridos, más claros, más luminosos y que son capaces de contar historias completas.

Los sueños aunque parecen absurdos y caprichosos tienen su lógica propia, se comportan como un personaje esquivo y taciturno que sólo entabla conversación con aquel que está dispuesto a escucharle en medio del respeto y del silencio.

La próxima vez que recuerdes algo de uno de tus sueños regístralo, usando el método que quieras, sin siquiera intentar comprenderlo, así honrarás a esa parte de ti que permanece oculta y que luce atemorizante pero que sólo desea que la aceptes y que dejes de ignorarla para poder enseñarte a vivir con plenitud.

La belleza del garabato

dibujos a mano alzada de elefante, plumas de escribir, langosta y vestido de flores

Algunos dibujos de uno de mis primeros nocturnarios.

Otra creencia muy marcada en torno a llevar un diario o un nocturnario es la de que en el cuaderno destinado a este fin sólo se deben incluir frases y, en general, contenido escrito. No sé dónde o cómo surgió esta idea poco afortunada, sólo sé que desde siempre entendí que agendas, libretas y objetos parecidos dedicados a plasmar mis sueños y mis ideas eran y son campos de libertad en los que prácticamente todo está permitido, por eso no sólo tengo la costumbre de escribir sino de garabatear en ellos.

Ya lo mencioné en el capítulo anterior de este manual, pero no sobra que lo repita: el talento artístico no es un requisito para aprender a interpretar sueños y mucho menos para desarrollar la creatividad. A veces, al registrar un evento personal impactante o para darle claridad a un sueño las letras no son suficientes por eso es necesario trazar esquemas, garabatear y jugar con líneas para fijar la esencia que le da al acontecimiento su carácter particular.

Cuando no se trabaja sobre papel hay otras formas de cristalizar impresiones, las grabadoras de sonidos, por ejemplo, ayudan a guardar expresiones urbanas y campestres, y las cámaras, fotográficas o de video, dan la posibilidad de crear imágenes que tienen como fin evocar sensaciones más que inmortalizar recuerdos. Otras herramientas como las tablas digitalizadoras también permiten llevar la espontaneidad el dibujo libre al ambiente electrónico por lo que en últimas depende de ti cómo te conectas con los mundos sutiles.

El reino de los recuerdos

Mis diarios / nocturnarios están llenos de pasajes, tiquetes, entradas a eventos y trozos de tela, porque más que un criterio editorial rígido para crear libros personales e íntimos lo que tengo es fascinación por las experiencias que atravieso y por la huella que dejan en mí.

Los dibujos que viven en mis cuadernos pueden estar hechos con crayones o con acuarelas, algunos son bosquejos descuidados y otros recortes con la letra manuscrita de un amigo porque, repito, todo vale.

Así como los sueños no son sólo olores o sólo imágenes los relatos que hago de ellos tienen formas diversas. Si creo que un botón es de un color igual al de una flor que vi en un sueño que logró conmoverme lo guardo, pero si en cambio tuve que hacer un viaje aburrido de trabajo tiro todos los elementos pequeños e inútiles conectados con tal hecho.

Al llevar un diario o un nocturnario el criterio que gobierna las acciones no es distinto del propio. Las reglas las creas tú y tú las rompes o las doblas; el objetivo al ejecutar esta actividad es reproducir, con tanta fidelidad como sea posible, la cualidad etérea del inconsciente para que cuando entres en contacto con él te abrace sin atemorizarte.

La ópera de los sapos

(Haz clic aquí para oír una grabación sin editar del canto de sapos amplificado por la rejilla de un desagüe)

Prepárate para las sorpresas

Durante los años que siguieron a la primera lectura que hice de Introducción al psicoanálisis de Sigmund Freud los recuerdos espontáneos de sueños me encontraban desprevenida y con las manos vacías. Iba en un bus cuando un movimiento simple de mi compañero de silla se transformaba en el primero de varios detalles, que como cadena de pañuelos escondida en la manga de un mago, arrastraba consigo un caudal de recuerdos que creía perdido. Luego de varias experiencias similares me habitué a llevar siempre conmigo una libreta y un lápiz o un bolígrafo para describir someramente las imágenes oníricas que decidían visitar mi memoria siguiendo su horario propio.

Ahora ya no necesito usar este método porque he organizado mi vida para tener un espacio diario en el que interpreto y analizo los sueños que recuerdo, además he aprendido a enlazar varios viajes oníricos para desmenuzarlos en sesiones personales especiales, algo de lo que hablaré en el capítulo dedicado a la programación de sueños (es probable que publique este contenido en noviembre, pero no puedo asegurarlo) en cualquier caso creo que esta costumbre de tener a mano algo para escribir, incluido el teléfono celular, es altamente recomendable para que dejes de ser un extraño en las tierras de Morfeo.

***

Aquí termina este fragmento del capítulo tres del manual de interpretación de sueños que estoy escribiendo. En la versión completa incluyo instrucciones precisas para registrar sueños de un modo apropiado para darle claridad a la etapa de análisis.

Si te interesa saber más de este libro y de otros en los que sigo trabajando recuerda leer las actualizaciones que llegan a tu correo o suscríbete para empezar a recibirlas. Para hacerlo puedes usar el formulario que está debajo:

La próxima semana dedicaré una entrada a Mademoiselle Lenormand, una mujer relacionada íntimamente con una de las tablas numerológicas menos conocidas pero que puede ser usada para interpretar sueños.

Hasta entonces y que tengas dulces sueños.

¿En qué se parecen las personas que tienen la capacidad de interpretar sus sueños?

Llevarme esta entrada para leerla más tardeícono de archivo pdf

Aunque prácticamente todas las personas que me conocen bien saben que interpreto sueños, pocas veces me piden que les ayude a interpretar los suyos. En general comienzan la conversación acerca de este tema con frases como “quiero saber qué significa este sueño, pero ya sé más o menos de qué se trata” o “quiero que me confirmes si el análisis que hice de este sueño que tuve está bien”. Hablando con ellos, con mis amigos, he descubierto que entre más creativos son y menos prejuicios tienen mejor interpretan sus propios sueños. La pregunta clave aquí sería: ¿cómo lo logran?

Tal vez debería empezar apuntando las profesiones de quienes están cerca de mí, sin embargo eso plantearía un problema: te daría una visión sesgada de cómo han adquirido las características necesarias para interpretar sus sueños, por eso prefiero contarte cuáles son sus pasatiempos, qué los emociona y cómo ven el mundo, de esa forma podré explicarte porqué algunas actividades favorecen, más que otras, el desarrollo de un estilo de pensamiento afín con la interpretación de sueños.

“Mi poeta favorito es Fernando Pessoa”

Para la mayoría de la gente la poesía no existe, al menos no separada de la música, por eso cuando canturrea una canción no se para a pensar quién la escribió, para ella, para la multitud, la canción es una sola cosa y es de quien la canta, y se acabó, por eso poco o nada le interesa una “letra” por más bonita que sea si no lleva música, sin embargo hay personas que han nacido con una sensibilidad especial, o que han aprendido a desarrollarla, para captar sin música el ritmo y la emoción de las letras.

Personas que se sienten conmovidas al leer a Marosa di Giorgio, a Idea Vilariño o a, los menos anónimos, Pablo Neruda, Nicanor Parra y Federico García Lorca suelen ser también las que dicen “entiendo que el sueño que tuve me habla de este asunto pendiente y de sus consecuencias”, una afirmación natural para quien está familiarizado con las metáforas, los mismos trozos de información con los que se forman los viajes nocturnos.

“Para mí ir a Europa es ir a museos”

gente viendo fotografías en la sala de un museo

Los sueños en su mayoría están hechos de imágenes. A menos que hayas nacido sin el sentido de la vista, las situaciones que presencias mientras duermes estarán marcadas por escenas que ves, con claridad o sin ella, a color o a blanco y negro. Sólo si eres una persona muy atenta o te has ocupado del desarrollo de tu consciencia reconocerás elementos capaces de estimular tus otros sentidos, el olfato o el oído por ejemplo. Esta predominancia visual de los sueños encuentra su eco, de modo natural, en los museos. Estos sitios suelen albergar exposiciones que impactan a los asistentes usando imágenes. Si bien las instalaciones, los performances y otras muestras artísticas inclasificables están hechas para cuestionar a los espectadores mediante la inclusión de otras sensaciones, durante siglos las pinturas y las esculturas han sido las piezas protagonistas de las colecciones de los museos, piezas que hablan de la vida despierta pero también de la dormida, de la subconsciente.

La costumbre de visitar museos tiene como consecuencia el despertar de regiones del cerebro que tienden a perder flexibilidad por falta de desafíos. Observar, mas no mirar, una obra, que después de un vistazo pobre podría ser catalogada como fea o absurda, te obliga a pararte en un marco de referencia distinto al cotidiano, uno muy parecido y muy cercano al que usa tu subconsciente cuando diseña escenas únicas para mostrártelas cuando sueñas, de ahí que entre más disposición tengas para apreciar una fotografía más fácil te será identificar cuándo el símbolo onírico de una casa tiene que ver con el estado de tu vida y cuándo con la necesidad de refugio y protección.

“Puedo pasar horas en un supermercado, pero no comprando sino viendo las etiquetas y los empaques de los productos”

Las personas que utilizan su creatividad a diario saben que para mantener viva esta habilidad es necesario alimentarla, objetivo que sólo puede cumplirse cuando se tiene disposición para ver siempre el entorno con ojos frescos.

Acostumbrarte a los comerciales de radio y de televisión es muy fácil si todos los días oyes la misma emisora y ves los mismos programas, o canales, incluso si lo haces a través de tu computador, por eso es muy importante aprender a ver las rendijas, los lugares menos obvios.

Darle más importancia a la utilidad o a la calidad de un producto, por encima de su marca o de la publicidad con la que el fabricante pretende vendértelo es una forma de expandir tus límites, además en la medida en que cambias tus hábitos aumentas la probabilidad de reconocer símbolos en tus sueños, la de percibir sus repeticiones y, más tarde, la de comprender sus significados.

Las góndolas de los supermercados, las vitrinas de los centros comerciales y, en general, el mundo están llenos de mensajes que se transmiten con formas y colores, y no con palabras. Existen ranas, por ejemplo, que con la vistosidad de su piel les dicen a sus depredadores “si me comes morirás por envenenamiento”. Del mismo modo una etiqueta mostrando un paisaje campestre te dice “soy puro y natural” aunque haya sido fabricado con materias primas producidas bajo la supervisión rigurosa de señoras y señores vestidos con batas blancas mientras llenaban con números tablas de resultados.

La vida habla, siempre, le prestes atención o no, por eso quienes andan sus caminos con los sentidos muy despiertos se enteran antes de los mensajes y atienden las advertencias que están ahí para todos, sin discriminar.

“Mi cuento favorito es el de las zapatillas rojas de Andersen”

Las ideas puras y perfectas, las mismas con las que a veces te gusta atormentarte, porque aparentemente nunca alcanzas las metas que te planteas, sólo existen en la mente, en una realidad distinta a la que tocas y miras todos los días y todas las noches, cuando estás despierto, sin embargo al dormir tienes la oportunidad de comprobar la existencia de otras dimensiones, en ellas esas ideas puras y perfectas, incluso las negativas –la maldad absoluta, la crueldad sangrienta, etc.─ abandonan el reino de la imaginación y te dejan ver como sí pueden ser materia corriente, pero sólo si tienes la disposición que hace falta para adentrarte en su territorio y darles espacio para acoger sus enseñanzas.

Los cuentos de hadas y las historias mitológicas tienen en común el hecho de desarrollarse en sitios fantásticos y muchísimo menos limitados que este en el que lees, trabajas, ves películas y cuidas a tu familia. Visitarlos con frecuencia a través de cuentos, obras de teatro, música típica de culturas lejanas a la tuya y a través de conversaciones con personas que sostienen creencias distintas te prepara para recopilar más información de tus viajes nocturnos, esos detalles que por prejuicios, miedo a lo desconocido o ignorancia pasas por alto creyendo que están demás y que no le agregan valor a la interpretación de un sueño. En la medida que te expones a la diferencia, con respeto y tolerancia, saliendo de tu zona de confort, un poco cada vez, descubres que lo que no conoces es más grande, fascinante, rico y seguro de lo que sospechas.

Efectos secundarios de esta forma de comportamiento son el aumento de la confianza en ti misma, el fortalecimiento de tu intuición que te susurra con claridad por dónde ir y por dónde no, y el surgimiento de una curiosidad casi insaciable, además la próxima vez que sueñes con figuras mitológicas extrañas o con dioses desconocidos no sentirás miedo sino deseos de identificarlos para averiguar qué intentan decirte acerca de tu vida.

“Me gusta dibujar y colorear mandalas”

mandala de colores con mariposa hecho a mano

Al dibujar mandalas es más importante el estado mental que las habilidades “artísticas”.

Los mandalas son figuras geométricas, a veces agrupadas dentro de un círculo, creadas en la India y que se usan tanto para meditar como para hacer reflexiones personales.

Para dibujarlas no hace falta tener habilidades artísticas sorprendentes, basta con sentir ganas de llenar de colores una figura lista para esta tarea o con querer hacer garabatos en torno a un punto central. Si bien muchos mandalas son simétricos no es necesario dibujarlos de ese modo. C. G. Jung, el conocido psicoanalista suizo cuenta en su libro Recuerdos, sueños, pensamientos que en varias etapas de su vida usó esta actividad creativa para superar conflictos y entender situaciones confusas. Después de que pasaba algún tiempo desde que había dibujado un mandala volvía a él, lo observaba e intentaba comprender lo que la imagen le transmitía. Así, en parte, conseguía avanzar.

Aunque a muchas personas les parece ridículo e incluso estúpido usar lápices de colores para explorar sus emociones y para desarrollarse de un modo integral, lo cierto es que si practicas con constancia actividades de este tipo descubrirás, poco a poco, cómo modifican tu forma de pensar y cómo te vas concentrando en las figuras y en los tonos hasta alcanzar suavemente un estado en el que tus ideas se silencian.

Si lo prefieres puedes hacer mandalas más efímeros con otros materiales emulando prácticas budistas en las que los construyen con arena de colores para, al final, borrarlos, pues están convencidos de la eternidad del cambio, de la mutabilidad de la vida.

Colorear mandalas también es una actividad excelente para despertar la intuición en niñas, niños y personas con problemas cognoscitivos como parálisis cerebral o retardo mental, así que desde donde la veas esta afición tiene más cualidades que defectos.

Mandala hecho con hojas secas y frutos rojos sobre el pasto

Diferencias reconciliables

La anatomía del cerebro, dividido en dos hemisferios conectados por un grupo de células llamado cuerpo calloso, es relativamente conocida, sin embargo su funcionamiento sigue siendo un misterio para la mayoría de la gente.

Es posible que creas que si una persona es zurda controla el lado izquierdo de su cuerpo con la mitad derecha de su cerebro, del mismo modo en que una persona derecha controla el lado derecho de su cuerpo con la mitad izquierda de su cerebro, y que no hay excepciones, mas lo cierto es que esto no siempre es así.

Para que puedas entender mejor este hecho comenzaré mostrándote una tabla que ilustra, de forma muy general, las funciones que cumple cada hemisferio.

Hemisferio izquierdo Hemisferio Derecho
Movimientos de la mitad derecha del cuerpoAptitud matemáticaHabilidad verbalLógicaPensamiento analíticoPensamiento práctico

Atención a los detalles

Pensamiento lineal

Pensamiento deductivo

Organización

Movimientos de la mitad izquierda del cuerpoCreatividadSensibilidad artísticaIntuiciónImaginaciónEspiritualidad

Ritmo

Panorama general de una situación

Percepción del tiempo

Razonamiento espacial

Capacidad multitarea

Pensamiento simbólico

 

Otras funciones relacionadas con la percepción como ver, oír y oler, así como aquellas que te permiten experimentar emociones y aprender, son ejecutadas en ambos hemisferios en zonas que a pesar de estar identificadas pueden cambiar como respuesta a cirugías, traumas, derrames o problemas de nacimiento que presionan al cerebro para que se reorganice, para que actualice las conexiones que hay entre las neuronas, es decir las células que lo conforman; esta capacidad recibe el nombre de plasticidad cerebral.

Si bien las manifestaciones más espectaculares de plasticidad cerebral se dan en personas con daños graves y extensos, esta capacidad está presente en todos los seres humanos. Alguien que aprende un idioma nuevo, que va a vivir a otra ciudad o que decide aprender a tocar el piano le exige a su cerebro que cree conexiones nuevas entre sus neuronas para hacer posible esa habilidad, para sostener ese conocimiento nuevo: el vocabulario extranjero, la ubicación de las calles, las posiciones de las manos y de los pies.

La forma en la que el cerebro trabaja a diario ilustra la comunicación permanente que existe entre sus regiones que, lejos de ser fijas y estáticas, cambian y se adaptan en concordancia con las experiencias que vives. En la medida que te expones a ambientes nuevos y te planteas retos tu cerebro crea soluciones e ideas que te sirven para avanzar, para ampliar tu mundo, y para ser más inteligente de un modo integral. El psicólogo social e investigador Howard Gardner fue quien en 1983 le abrió la puerta al concepto de inteligencia emocional, que luego fue popularizado por Daniel Goleman.

Gardner, en su teoría de las inteligencias múltiples explica que los talentos pueden expresarse de varias formas y no sólo a través de habilidades que predominan en el hemisferio cerebral izquierdo, además aclara que las actividades cotidianas requieren la interacción de destrezas para que las personas puedan resolver problemas y hacer aportes valiosos a su entorno.

En el cuadro siguiente puedes leer un resumen de los ocho tipos de inteligencia identificados por Howard Gardner. Analizarlos te ayudará a entender que un talento es el resultado de la interacción de habilidades que residen en los dos hemisferios del cerebro.

Tipo de Inteligencia Habilidades que la componen
Musical Pensar en sonidos, ritmos, melodías y rimas. Ser sensible al tono y al timbre. Reconocer, crear y reproducir música usando un instrumento, un objeto o la voz. Involucrarse en actividades de escucha activa y de identificación de las conexiones existentes entre la música y las emociones.
Kinestésica Pensar en movimientos y usar el cuerpo en formas expresivas hábiles y complicadas para cumplir objetivos. Sentido de coordinación aplicado al movimiento de todo el cuerpo. Usar las manos para trabajar con objetos.
Lógica─Matemática Pensar en términos de causa y efecto, y entender las relaciones entre acciones, objetos o ideas. Calcular, contar o analizar proposiciones y ejecutar operaciones complejas lógicas o matemáticas. Incluye habilidades de razonamiento inductivo y deductivo, así como solución creativa de problemas.
Espacial Pensar en imágenes y percibir el entorno visual de un modo preciso. Pensar en tres dimensiones, transformar las percepciones visuales propias y reinventarlas a través de la imaginación. Manipular objetos con destreza.
Lingüística Pensar en palabras y usar el lenguaje para expresar y entender significados complejos. Ser sensible frente al significado de las palabras, al orden de ellas, a los sonidos, al ritmo y a las inflexiones de la voz. Usar el lenguaje para describir la vida cotidiana.
Interpersonal Ser consciente de la existencia de otras personas y comprenderlas. Tener empatía para entender las diferencias y para apreciar los motivos, las intenciones y las emociones ajenas a partir de experiencias y estilos de vida diversos. Interactuar de forma apropiada con una o más personas en ambientes familiares, sociales y laborales.
Intrapersonal Auto-observación y comprensión de sí mismo. Ser consciente de las fortalezas y de las debilidades propias. Hacer planes sensatos para alcanzar metas personales. Monitorear los pensamientos y los sentimientos propios, y tener la capacidad de regularlos de una forma adecuada. Habilidad para auto-monitorearse dentro del contexto de las relaciones interpersonales y para conseguir objetivos propios a través de ellas. Habilidad para reflexionar acerca del papel propio en las relaciones con otras personas.
Naturalista Entender el mundo natural, incluidos plantas, animales y estudios científicos. Reconocer, nombrar y clasificar individuos, especies y relaciones ecológicas. Interactuar de un modo armónico con seres vivos e identificar ciclos vitales y de fuerzas naturales.

***

Esta entrada hace parte del segundo capítulo del manual de interpretación de sueños que estoy escribiendo. En la versión completa incluyo ejercicios puntuales para reprogramar el cerebro, hacerlo más flexible y desarrollar el pensamiento simbólico, una habilidad clave para comprender el significado de los sueños.

Para saber dónde, cuándo y cómo puedes comprar mi libro sólo necesitas suscribirte con tu correo electrónico a este blog, así sabré a dónde enviarte esta información, además de todos los avances de los capítulos siguientes, para hacerlo sólo tienes que llenar el formulario que está debajo:

Tema del capítulo próximo:

Cómo llevar un nocturnario o diario de sueños

Referencias:

Exploring the application of multiple intelligences theory to career counseling – C. Branton Shearer, Darrell Anthony Luzzo (2009) The Career Development Quarterly Vol. 58

Por qué los hombres no escuchan y las mujeres no entienden los mapas – Allan y Barbara Pease Editorial Amat

Redesign my brain (2013) Screen Australia

 

Rituales nocturnos

La habitación de María estaba oscura y en silencio, sólo se oía de vez en cuando el motor de un carro que pasaba bajo su ventana. Ella, con el cuerpo relajado y la mente lista para conectarse con otra realidad, apenas se movía, luego, sin aviso, se sacudió por completo. La caída de un objeto pesado y desconocido la había alterado. Después de ese sobresalto necesitaría al menos una hora para calmarse e intentar dormir de nuevo.

Muy probablemente la escena que acabo de relatar no te resulta extraña. Ya sea porque un amigo, un familiar o tú misma has sufrido un despertar brusco a causa de un objeto que cae sin aviso, propio o ajeno, sabes cuán difícil puede ser intentar conciliar el sueño cuando sientes ansiedad. Y si no puedes dormir mucho menos puedes soñar.

Algunas personas dicen poder dormir en medio del ruido, con luz de día e incluso sobre el piso sin embargo no son la mayoría. Los seres humanos estamos programados biológicamente para dormir en la oscuridad, en ambientes templados y preferiblemente en silencio, por eso cuando una de estas condiciones falta la calidad del descanso disminuye y se complica la recordación de sueños.

A la voz de refranes como “el tiempo es oro” o “al que madruga Dios lo ayuda” el sueño ha perdido, paulatinamente, importancia al tiempo que se elogia a quienes –con ayudas químicas o sin ellas− duermen poco y trabajan mucho. Estilos de vida en los que el desgaste físico y mental no es seguido por fases de recuperación apropiadas no sólo entorpecen el aprendizaje de la interpretación de sueños sino que deterioran la salud, por eso las recomendaciones que siguen son útiles para dormir mejor y para conocerte más a través de tus sueños.

Un menú ligero, por favor

La comida que tomas en la noche debe ser ligera, suave y debe estar poco condimentada, así evitas sobrecargar a tu organismo, que se prepara para funcionar de un modo lento. Dependiendo de tus costumbres y tu cultura esto implicará reducir las cantidades de aderezos o su desaparición total. El objetivo es darle importancia al descanso y no sacrificarlo a diario en nombre de los placeres gastronómicos.

En cuanto a las bebidas para acompañar tu comida también te conviene dejar de lado las alcohólicas y las que alteran el ánimo, como el café regular y el té negro, pues la cafeína que contienen permanece en tu sangre varias horas después de que las ingieres, por lo tanto un capuchino tomado a las ocho de la noche es capaz de hacer estragos en tu descanso si eres una persona especialmente sensible.

Con relación al horario es recomendable que dejes pasar mínimo dos horas entre la última comida o bebida y el comienzo del descanso, así disminuyes la posibilidad de sufrir molestias digestivas y le das oportunidad a tu cuerpo, todavía despierto, de evacuar las aguas sobrantes para que luego no interfieran con el disfrute de sueños eróticos o de otro tipo.

Leve, leve como pluma

Muchas veces se usa la figura del interruptor eléctrico para explicar el modo en que una persona se duerme, encendido = despierto, apagado = dormido, pero la comparación es incorrecta. Tanto el proceso de despertar como el de dormir son graduales, más parecidos al efecto que produce un graduador lumínico o a la forma en la que se calienta una parrilla metálica expuesta al fuego. En ambos casos el punto máximo de luz o de calor es un resultado al que se llega después de atravesar fases sucesivas.

Entender el modo en que concilias el sueño es importante para imitarlo en la rutina que sigues noche a noche antes de ir a dormir, así te será más fácil elegir el tipo de actividades que te ocupan cuando falta poco para que vayas a la cama.

La imagen siguiente es una guía para saber cuáles son las actividades que te ayudan a descansar y cuáles es mejor dejar para esos momentos del día en los que buscas diversión o aumentar tu energía.

imagen de actividades ordenadas de la más a la menos favorable para hacer antes de dormir

Si te quedan dudas acerca de la tarea que quieres completar antes de dormirte hazte las preguntas siguientes:

  1. Después de esta actividad, ¿mis pensamientos serán rápidos y desordenados?
  2. Esta tarea, ¿demanda una respuesta activa de mi parte?
  3. ¿Implica el uso de luz brillante y dirigida hacia mi cara?

A mayor cantidad de respuestas afirmativas menor será la conveniencia de desarrollar esa actividad justo antes de descansar.

El agua se lleva todas las preocupaciones

Tomar una ducha caliente antes de ir a dormir no sólo te ayuda a relajarte sino que ayuda a tu cuerpo a bajar la temperatura, fenómeno que ocurre naturalmente cuando estás dormida. Este gesto de amabilidad contigo misma te sirve para acercarte al estado de relajación ideal que antecede al sueño, sin embargo no es lo único que puedes hacer.

Para asegurar noches de descanso profundo y sano revisa que la habitación donde dormirás esté bien ventilada y a una temperatura cómoda. Decide si es mejor abrir un poco una ventana o retirar una cobija teniendo en cuenta los niveles de ruido y de luz del ambiente. Evita poner demasiado peso sobre ti, si eres muy susceptible al frío. Elige tejidos naturales, hechos de materiales como el algodón o la lana, para abrigarte y usa medias, así mantienes una temperatura corporal agradable al tiempo que puedes moverte sin restricciones.

Según sea el caso te puede convenir aislarte de tu entorno usando tapones para oídos o un antifaz, pues el sueño más reparador se logra en medio del silencio y de la oscuridad total.

Antes de dormir revisa que los accesos a tu casa y a tu habitación no permitan el paso de gente extraña y, si es posible, soluciona tus asuntos pendientes, discusiones incluidas, antes de acostarte, de ese modo tu descanso será más tranquilo y completo.

Cama en orden y día en orden

cita el hecho de dormir en una cama revuelta se parece a comer en una mesa sucia

Adapta tus hábitos para dormir todas las veces que puedas en una cama limpia y ordenada, incluso se vale tenderla antes de entrar en ella. Trata de ver esta acción como un paso necesario dentro de un ritual valioso que ejecutas a diario y no como una molestia, esta actitud te ayudará a descansar mejor y a conectarte con tus viajes nocturnos.

Para cerrar el día, cuando ya estés a oscuras y en silencio, usa una imagen, un sonido, una palabra o un olor imaginario para darte la bienvenida a un lugar íntimo y seguro, visualiza, por ejemplo, que una burbuja verde o violeta te rodea y te protege. Si duermes con alguien o estás enamorada puedes verte a ti misma con esa persona dentro de la burbuja al tiempo que revives sensaciones de alegría, tranquilidad y tibieza, parecidas a las que transmite el calor del sol cuando se abre paso entre las nubes durante un día gris.

En las noches que tardes un poco más en conciliar el sueño aprovecha para observar mentalmente las acciones de tu día, primero desde que despertaste hasta que te acostaste y luego en el sentido contrario. Este ejercicio te mostrará cuántos detalles captas casi inconscientemente, además te acercará al aprendizaje del lenguaje de tus sueños, si es eso lo que deseas.

En la próxima entrada te explicaré cómo puedes preparar el hemisferio derecho de tu cerebro para entender mejor el mundo onírico a través de actividades creativas, algunas perfectas para desarrollar antes de ir a la cama.

***

Las imágenes usadas en el esquema “dulces sueños o amargas pesadillas” son de los autores siguientes:

Iconshock
Juhansonin
Double-J designs
Mandalas Gratis
Christian F. Burprich
Alessandro Rei
Smeerch
Colaja
Andres Antonio
Webdesigner Depot
Dekuwa
georges-dahdouh

The Premonitions

imagen de los miembros del equipo de la página the premonitions

Una mujer se despierta con dificultad y comienza a sollozar. Se toca la cara buscando lágrimas pero no encuentra nada. Recuerda que acaba de soñar con su hijo, en su viaje nocturno sufría un accidente automovilístico y ella no podía evitarlo.

Así comienzan las historias de algunas premoniciones, otras, en cambio, surgen de la nada, mientras la mente está relajada, cuando se ve con tranquilidad una película o cuando se lavan los platos y se tararea una canción al mismo tiempo. Sea como fuere son experiencias que inquietan y que les interesan a algunos científicos, como los de The Premonitions.

The Premonitions es un proyecto que busca recopilar y analizar estadísticamente premoniciones de personas de todo el mundo, para ello se creó una página web en la que a través de un cuestionario se puede enviar la premonición que se tuvo, incluyendo detalles importantes para poder corroborarla después, ya que no se podría comprobar si se cumplió o no una “desgracia” si se ignora la fecha aproximada de su ocurrencia, el tipo de acontecimiento (no es lo mismo un accidente aéreo que una catástrofe natural) y el lugar.

El futuro de este proyecto depende en parte de la financiación que consiga, por eso en una de las secciones de la página se anima a los visitantes a hacer donaciones para poder seguir adelante.

Más allá de cuánto tiempo estará al aire, The Premonitions es una iniciativa que intenta estudiar de un modo riguroso un fenómeno que en los entornos académicos muchas veces es visto como inútil o de quinta categoría.

Para saber más de The Premonitions puedes visitar su página.

Música para alegrar a los muertos

Estaba haciendo una entrevista para una de las revistas con las que trabajo cuando me encontré con una historia que incluía a un padre muerto y a una guitarra española.

En la siguiente grabación Rubén cuenta cómo uno de sus hermanos invocó sin proponérselo al espíritu de su padre fallecido y cómo lo descubrió.

Si tienes una historia parecida y quieres compartirla con los lectores de este blog y conmigo escríbeme a correo [arroba] elsuenosignificado [punto] com; si te parece bien podemos hablar vía Skype para poder grabarla y publicarla.

El concierto mencionado en el relato puedes escucharlo aquí.

3 hechos poco conocidos acerca de la interpretación de sueños

Este artículo es el primero de una serie en la que describiré paso a paso el método que uso para interpretar mis sueños. Llegué a este procedimiento después de leer libros, de estudiar psicología y de, sobre todo, analizar mis viajes nocturnos ─me gusta llamarlos así porque siento que cuando duermo mi consciencia viaja.

Aunque podría escribir una lista breve de qué se necesita para interpretar sueños creo que no sería suficiente porque un conocimiento que aprendes a través de los años, y que es tan complejo, no se puede transmitir usando sólo frases cortas, por eso me propuse la tarea de escribir de un modo sencillo pero completo lo que sé. Si lo lograré es otro asunto, por ahora quiero intentarlo.

Todos podemos interpretar sueños

Una de las preguntas que más me hacen las personas cuando saben que interpreto sueños es “¿tienes un don?”, a lo que respondo “sí, pero tú también lo tienes”, luego les explico lo que sigue.

Todos somos físicamente flexibles. Algunas personas estando se pie pueden inclinarse, sin doblar las rodillas intentando tocarse con las manos la punta de los pies, mientras que unos lo lograrán otros sólo podrán doblar la cintura un poco antes de sentir tensión o dolor, con la interpretación de sueños es igual. Así como hay gimnastas profesionales que se entrenan para llevar al máximo su flexibilidad hay personas que dedican mucho tiempo a entender los sueños, pero si bien en ambos casos hay una predisposición para estas actividades no se trata de algo único y que no se pueda aprender o mejorar con los años.

“Pero hay gente que tiene dones especiales” dirá alguien y tendrá razón, pero lo que yo sé lo aprendí estudiando, leyendo, observando por eso sé que tú también puedes aprenderlo, sin importar si crees o no que tienes un sexto sentido.

La interpretación de sueños no reemplaza una consulta con un médico o con un psicólogo

Interpretar sueños es una herramienta usada por algunos psiquiatras y por algunos terapeutas para atender a sus pacientes, esto quiere decir que no todos los profesionales que se dedican a cuidar la salud mental consideran importante o necesario explorar los viajes nocturnos, opinión que respeto pero no comparto.

La interpretación de sueños me ha ayudado a resolver problemas, a evitarlos y a tomar decisiones oportunas en momentos difíciles, también me ha servido para crecer de un modo integral, sin embargo desde ningún punto de vista creo que reemplace la visita a un neurólogo o a un psicólogo.

El método de interpretación de sueños que uso es una herramienta que ha contribuido a mi bienestar, como el reiki o la meditación, pero no por eso creo que sea el único ni el mejor. Dependiendo de cuál sea el problema que deseas solucionar debes elegir el profesional, la terapia o el camino de crecimiento personal que más se ajusta a tus necesidades y a tus expectativas, y esa elección sólo la puedes hacer usando tu criterio.

Nadie aprende a interpretar sueños de la noche a la mañana

Pareciera que aprender a interpretar sueños es un arte para unos cuantos, para unos elegidos pero lo cierto es que quienes deciden aprenderlo se eligen a sí mismos.

Las fuentes que consulto con frecuencia para saber el significado de mis viajes nocturnos (diccionarios, enciclopedias, sitios web, manuales, etc.) están al alcance de miles de personas, prácticamente todos los recursos que uso pueden encontrarse gratis en Internet, sin embargo no son muchos los que quieren usarlos, en parte por el “costo” que tienen.

Frente a los diccionarios comunes de significados los artículos y los libros que hablan de mitología, semiótica y religiones comparas son complicados y oscuros, te obligan a reflexionar, a pensar, a buscar palabras en el diccionario o en Wikipedia y ciertamente no están hechos sólo  para hacerte pasar un buen rato o para ayudarte a matar el tiempo, por eso son pocos los que los consultan.

Aprender a interpretar sueños es un proceso que toma tiempo, es un camino que se abre a quien quiere descubrir qué lleva por dentro, a quien siente la necesidad de saber qué hay más allá de lo que percibe con sus sentidos y que se abre amorosamente a quien está dispuesto a dejarse transformar mientras lo recorre.

***

Si te gustó esta entrada y quieres recibir en tu correo electrónico la serie completa acerca de cómo interpretar sueños suscríbete a El sueño significado.

Veo gente muerta

Las charlas de interpretación de sueños que hago una vez al mes me han mostrado que la sensibilidad para percibir lo invisible es más común de lo que se cree. En ellas me he encontrado con personas que tienen sueños premonitorios muy exactos, con otras que saben si pueden confiar o no en alguien con solo verlo y también con alguien que terminó en la consulta de un psiquiatra porque en su niñez transmitió mensajes de familiares muertos.

Y las historias no paran ahí.

Por otros medios me entero de historias en las que consultantes de adivinas dejan de visitarlas porque comienzan a tener miedo después de recibir predicciones acertadas.

Temer lo desconocido es natural, sin embargo no todos los seres humanos huyen de los hechos inusuales. Algunos prefieren quedarse para ver qué pasa o acercarse para aprender.

Creo que no me equivoco si digo que ustedes, los lectores de este blog, y yo somos de estos últimos.

Ahora viene mi propuesta.

A partir del 25 de junio (miércoles) quiero reunirme con ustedes, una vez por mes, para hablar de esos temas que poco mencionamos pero que son más comunes de lo que creemos.

Si quieres compartir tus experiencias o escuchar las de otros, en un ambiente respetuoso, agrégame a tu lista de Skype con el nombre de usuario El sueño significado y conéctate a las 17:00 (GMT – 5) [usa este enlace para saber a qué hora corresponde en tu país]. Durante hora y media, aproximadamente, estaré hablando con los asistentes a esta reunión virtual.

***

La próxima reunión será el 24 de septiembre en este horario:

Argentina GMT -3 19:00
España GMT +2 00:00
EE.UU. (NY) GMT -4 16:00 (en verano)
EE.UU. (Los Angeles) GMT -7 15:00
Chile GMT -4 18:00
México, Perú y Colombia GMT -5 17:00
Uruguay GMT -3 19:00 (-2 en verano 20:00)
Venezuela GMT -4:30 16:30

 

Mioclonía del adormecimiento

Estás por dormirte, en un estado que mezcla el sueño y la vigilia, cuando sientes que pierdes el equilibrio, que el piso se mueve o que ese escalón que estás a punto de usar desaparece. Te sacudes y en el mejor de los casos sigues con los ojos cerrados hasta que te duermes definitivamente. Quizás en la mañana siguiente has olvidado esta sensación, eso hasta que alguien la describe o se queja de los sacudones molestos que le hacen perder horas de sueño, entonces la recuerdas, porque todos hemos temblado antes de dormir o hemos visto a alguien hacerlo.

¿Qué es?

El origen de la palabra mioclonía es griego, al reunir las partículas my(o) [músculo] y klon [torbellino] se entiende mejor su significado: contracción involuntaria de las fibras musculares [1]. Esta contracción o movimiento puede aparecer en cualquier músculo y en distintas circunstancias, por ejemplo en un párpado cuando sientes cansancio o en las extremidades cuando te estás durmiendo, lo que a su vez da paso a la sensación de caída.

Aunque muchas personas creen que se duermen de inmediato, segundos después de poner la cabeza en la almohada, lo cierto es que el cuerpo necesita pasar por varias fases antes de llegar al sueño profundo y esta progresión tiene mucho que ver con la mioclonía del adormecimiento.

En el momento en que cierras los ojos dejas de recibir información visual y por lo tanto tu cuerpo comienza un ciclo de relajación en el que deja de prestar atención a los estímulos ambientales, hasta alcanzar el punto en que sólo una situación que sientas como una amenaza es capaz de despertarte. En ese primer momento una parte del cerebro llamada sistema reticular activador ascendente [2], es decir un grupo de células que están involucradas en el proceso de dormir y en el de despertar, le dice a tus músculos que se relajen, orden que se hace evidente cuando comienzas a “cabecear” si estás sentada o a sacudirte si está acostada. Éste movimiento involuntario tiene varios nombres: temblores hipnagógicos [3], mioclonía nocturna y sacudidas hipnagógicas. Así la sensación de caída está relacionada con la forma en la que otras partes del cerebro leen estas contracciones musculares.

Una reacción natural ante la posibilidad de caer es buscar protección extendiendo los brazos, para lo que es necesario estar alerta, estado opuesto al de la relajación necesaria para dormir. En el momento en el que los músculos de los pies y las piernas tiemblan, el cerebro da la orden de reaccionar y esta confusión es la responsable de la sensación de caída.

pies cubiertos con medias negras de lunares blancos sobre fondo aguamarina

La contracción muscular típica incluye, como lo muestra esta animación, la extensión del dedo gordo y la flexión del tobillo [4]. En casos más complejos las contracciones musculares pueden involucrar la parte superior de las piernas, los brazos y el tórax.

De la mioclonía del adormecimiento al trastorno de movimientos periódicos de las extremidades

Aunque hoy todavía se usan mucho los términos mioclonía nocturna [5] y mioclonía del adormecimiento para hablar de las sacudidas corporales que aparecen en la fase hipnagógica, es decir la que precede al sueño liviano, estos han comenzado a ser reemplazados por otros que reúnen grupos de signos y síntomas útiles para describir e identificar desórdenes relacionados con el sueño [6], entre ellos el trastorno de movimientos periódicos de las extremidades, que puede manifestarse en las etapas iniciales del descanso.

Aunque las dos condiciones se parecen en la duración de sus sacudidas (de 0.5 a 10 segundos), en que disminuyen cuando se reduce el consumo de productos y alimentos que contienen cafeína, nicotina y alcohol; y en que desaparecen cuando el estrés está ausente [7], es necesario diferenciarlas porque el trastorno de movimientos periódicos de las extremidades puede hacer parte de padecimientos más serios y que tienen su raíz en enfermedades crónicas que afectan al sistema nervioso.

¿Cómo se diagnostican la mioclonía del sueño y el trastorno de movimientos periódicos de las extremidades?

Entre las preguntas que un médico podría hacerle a una persona para saber si sufre o no alguno de estos desordenes están:

¿Estás consumiendo algún medicamento? Se sabe que antihistamínicos y pastillas para dormir que contienen difenhidramina; antidepresivos con amitriptilinafluoxetina y escitalopram; y medicamentos para evitar las náuseas con metoclopramida o proclorperazina pueden agravar el trastorno de movimientos periódicos de las extremidades y el síndrome de las piernas inquietas [8], del que hablaré más adelante.

¿Te despiertas con frecuencia durante la noche debido a sacudidas corporales? A veces los temblores hipnagógicos son tan fuertes que interrumpen las etapas que preceden al sueño profundo y al sueño paradójico o REM.

¿Al despertarte en la mañana te sientes fresco o agotado? Durante el día ¿sientes cansancio o sueño constante? Todas las etapas del sueño son importantes para lograr un descanso reparador, por eso las interrupciones frecuentes durante la noche, causadas por los temblores hipnagógicos, pueden afectar el desempeño diario.

¿En tu familia hay personas con quejas parecidas? En la mayoría de los casos las causas del trastorno de movimientos periódicos de las extremidades son desconocidas, sin embargo se sabe que quienes lo padecen tienen familiares que han experimentado situaciones similares con alguna regularidad.

El diagnóstico de este desorden también se hace usando la información obtenida a través de exámenes de sangre que miden los niveles de hierro, ácido fólico, vitamina B12, magnesio y el funcionamiento de la glándula tiroides; y con un estudio del sueño, es decir durmiendo en un laboratorio, mientras personal especializado monitorea las respuestas neurológicas y la actividad muscular. A pesar de que este procedimiento parece desagradable es necesario para establecer el origen de los temblores hipnagógicos, pues en el 80% de los casos el trastorno de movimientos periódicos de las extremidades está relacionado con el síndrome de las piernas inquietas [9], un término que a pesar de sonar sencillo puede ser provocado por la diabetes o por problemas renales.

Diferencias entre el trastorno de movimientos periódicos de las extremidades y el síndrome de las piernas inquietas

Si bien los síntomas de estas dos condiciones son muy parecidos hay características que ayudan a definir si se trata de uno o de otro y, todavía más importante, cuál debe ser el tratamiento, que dependiendo de su severidad incluye o no fármacos.

El trastorno de movimientos periódicos de las extremidades produce en promedio 15 sacudidas por hora en el caso de los adultos y 5 por hora cuando se trata de niños, y afecta a entre el 4% y el 11% de la población. De momento se sabe que está relacionado con otros desórdenes como la anemia, la apnea y la narcolepsia, los dos últimos también relacionados con la fisiología del descanso. El tratamiento puede hacerse con benzodiacepinas, opiáceos y anticonvulsivos.

El síndrome de las piernas inquietas se caracteriza por la existencia de una necesidad urgente de moverlas para sentir alivio. Esta necesidad puede estar acompañada de una sensación de hormigueo o de ardor y también puede aparecer durante la vida despierta luego de permanecer mucho tiempo en la misma posición, sentada en una silla por ejemplo, además se sabe que los síntomas son más pronunciados al final del día.

La causa del síndrome de las piernas inquietas sigue siendo desconocida pero se sabe que más del 40% de las personas que reciben este diagnóstico tienen algún familiar que también tiene este síndrome, a partir de este conocimiento se ha avanzado en la identificación de 5 genes que están relacionados con la probabilidad de padecerlo, entre ellos el MEIS1, involucrado en la formación de las extremidades y en el funcionamiento de los ganglios basales, estructuras que regulan la actividad motora y que producen mensajeros químicos como la dopamina [10].

ilustración de la ubicación de los ganglios basales en el cerebro

Ubicación de los ganglios basales en el cerebro, encargados de regular la actividad motora y producir dopamina, entre otros mensajeros químicos usados por el sistema nervioso. http://cti.itc.virginia.edu/-psyc220/kalat/JK246.fig8.15.basal_ganglia.jpg

El síndrome de piernas inquietas tiende a ser más frecuente en la medida que avanza la edad, así en las personas mayores de 65 años alcanza una presencia de hasta el 10%, al tiempo que es más frecuente en mujeres que en hombres, pues por cada hombre que recibe este diagnóstico hay dos mujeres con la misma condición, hecho que tiene una relación clara con los niveles bajos de hierro que disminuyen durante la menstruación, el embarazo, el parto y la lactancia. Los niveles bajos de hierro también afectan a algunas personas que padecen falla renal y a quienes siguen una dieta vegana, por lo que el tratamiento tiene como uno de sus objetivos restablecer los niveles normales de este mineral en el organismo.

retrato a blanco y negro de karl-axel ekbom

El médico británico Sir Thomas Willis (1621-1675) describió por primera vez en 1672 lo que ahora se conoce como el Síndrome de las Piernas Inquietas como una condición en la que: “saltos y contracciones tan intensas les impiden a los padecientes seguir durmiendo, como si estuvieren en un lugar donde reciben las torturas más dolorosas.
Del siglo XIX data otra descripción de este padecimiento en el que se lo explica a partir de la histeria, condición que incluía problemas tanto físicos como psicológicos.
En 1944 el neurólogo sueco Karl-Axel Ekbom (1907-1977) usó por primera vez el término piernas inquietas en un artículo que describía con detalles las características de esta condición que más que un síndrome, entendido como un grupo de síntomas, es una enfermedad ligada a cambios genéticos y neuroquímicos.

Tratamiento del síndrome de las piernas inquietas

En parte debido a que los síntomas de este síndrome van y vienen, son muchas las personas que prefieren adoptar alternativas naturales para su tratamiento. Entre las opciones no farmacológicas está consumir suplementos a base de sulfato ferroso con el estómago vacío y junto a un vaso de jugo de naranja, porque la vitamina C ayuda a la absorción. En algunos casos las personas presentan intolerancia a este componente, por eso es necesario que la progresión exacta en la que se debe ingerir el suplemento sea indicada por un médico.

Otros cambios en el estilo de vida también ayudan a aliviar los síntomas del síndrome de las piernas inquietas, entre ellos:

  • Programar preferiblemente en las mañanas actividades que demandan mucha quietud, ir al cine, recibir tratamientos estéticos o tomar vuelos largos, por ejemplo.
  • Hacer estiramientos frecuentes y ejercicio moderado como nadar, caminar, hacer yoga.
  • Tomar un baño caliente al final del día.

Estiramiento de Pantorillas

Ponte de pie frente a una pared a una distancia de más o menos un metro. Da un paso hacia adelante y dobla la rodilla de la pierna que está adelantada, al tiempo que mantienes recta la que está más atrás. Pon tus manos en la pared para apoyarte y empuja tu pelvis hacia adelante tanto como puedas mientras mantienes una posición cómoda y asegurándote de que toda la planta del pie que está más atrás está en contacto con el suelo. Mantén esta posición durante 10, 20 segundos. Repite 5 veces por cada lado.

Finalmente alternativas farmacológicas que aumentan la actividad de la dopamina en el cerebro son preferidas para tratar casos más severos. Entre los inconvenientes de su uso constante están la resistencia que desarrolla el organismo ante sus principios activos y efectos secundarios que en casos extremos llevan a comportamientos de compras y de apuestas compulsivas, pero que desaparecen después de que el medicamento es eliminado por el cuerpo.

Fuentes:

[1] Diccionario médico-biológico, histórico y etimológico de la Universidad de Salamanca Consultado el 3 de abril de 2014 en: http://dicciomed.eusal.es/palabra/mioclonia

[2] Izac, S. M. American Journal of Electroneurodiagnostic Technology Vol. 46 (2006)

[3] Periodic limb movement disorder Cleveland Clinic Consultado el 3 de abril de 2014 en: http://my.clevelandclinic.org/disorders/periodic_limb_movement_disorder/hic_periodic_limb_movement_disorder.aspx

[4] Hohl-Radke, F.; Staedt, J. Periodic leg movements and restless legs syndrome: Prevalence in psychiatric in patients with severe sleep disturbances Somnologie Vol. 13 (2009)

[5] Lugaresi, E.; Cirignotta, F.; Coccagna, G.; Montagna, P. Nocturnal myoclonus and restless legs syndrome en Advances in Neurology Vol. 43 (1986)

[6] Merlino, G.; Gigli, G.L. Sleep-related movement disorders Neurological Sciences Vol. 33 (2012)

[7] Syring, K. A case of jerks (2008) Consultado el 4 de abril de 2013 en: http://archive.is/JRDrm

[8] Harvard Medical School ─ Harvard women’s health watch Vol. 19 N° 7 (2012)

[9] Periodic leg movements during sleep – PLMS American sleep Association (2007) Consultado el 4 de abril de 2014 en: http://www.sleepassociation.org/index.php?p=aboutplms

[10] Identifican la region cerebral afectada en el síndrome de las piernas inquietas Rtve.es (2014) Consultado el 4 de abril de 2014 en: http://www.rtve.es/noticias/20140318/identifican-region-cerebral-afectada-sindrome-piernas-inquietas/899562.shtml

El sueño de los saltamontes en la cocina

saltamontes negros sobre superficie roja

Josh*m

El sueño que elegí para interpretar hoy es el siguiente:

Estoy (casa o trabajo) en la cocina con una señora. Abre una bolsa y salen saltamontes vivos. Me sorprendo, aunque imagino que son para comer, la gente suele comerlos. Veo otros bichos en latas. No pasa nada. Los recogeré. Pero, ella los desperdiga por la casa. Estoy muy enfadada. Habrá que fumigar.

Este sueño se parece mucho al de la madre y las serpientes, es más luce como una continuación del mismo, como si la soñadora estuviera viviendo una situación que se despliega poco a poco y que su inconsciente vigila con mucha atención para dar consejos durante el descanso.

La primera parte se relaciona con el trabajo, pues toda la situación se ve como la de un restaurante, además según los arquetipos descritos por Jung la cocina corresponde al área de la vida donde ganamos el sustento.

Lo que sigue para interpretar este sueño es hacer un par preguntas:

1-¿Por qué te sorprendes si ya sabes lo que vas a encontrar? Esto relacionado con el sueño de las serpientes. En ninguno de los dos salen figuras que no se puedan controlar, en el anterior las pisaste para deshacerte de ellas, ahora quieres fumigar para acabar con los saltamontes.

2-¿Quién quiere hacerte trabajar de más, darte responsabilidades que no te corresponden? La figura de la mujer que desperdiga los bichos por toda la casa podría ser tu sombra (otro arquetipo) que te da más trabajo del que ya tienes. La casa viene a representar la vida y el hecho de que haya bichos por toda ella tiene que ver con pequeños asuntos, pequeñas responsabilidades que como los insectos pueden resultar molestas pero que hay que atender para que no se salgan de control.

Bueno, quizás yo esté equivocada y los dos sueños no tengan relación (el de las serpientes y este), pues para llegar a una comprensión total de sus significados es necesario saber el contexto de la soñadora, pero desde acá es lo que puedo sumar. Espero te sea útil.

La recomendación que sigue es oír (con paciencia porque sé que a veces no vocalizo tanto como me gustaría) el podcast que grabé hace tiempo hablando de sueños con insectos; ese material puede ayudarte a esclarecer tus dudas.

Que tengas dulces sueños.

Actualización:

Si quieres que interprete tus sueños por favor lee la información que está en esta página.

5 razones para ver Zona Muerta

 

 

 

 

(The Dead Zone – 1983)afiche de zona muerta christopher walken túnel

Este fin de semana vi esta película y me encantó porque:

1. El guión está muy bien escrito. Todo el tiempo están pasando cosas nuevas, incluso cuando crees que la película comienza a acabarse, sin embargo al final todo se resuelve y no quedan hilos sueltos.

2. Puedes ver cuán parecido es Charlie Sheen a su papá, Martin Sheen, cuando era joven. Las similitudes son impresionantes.

martin sheen en the dead zone 1983 zona muerta

3. Ayuda a comprender cómo funcionan los sueños premonitorios y las premoniciones en general. No voy a arruinarte la película contándote detalles mayores, sólo te diré que explica cómo identificar una imagen que predice un acontecimiento futuro y sus desenlaces posibles.

4. La actuación de Christopher Walken es excelente. La escena que sigue al encuentro inesperado de Johnny con Sarah lo demuestra.

5. Stephen King. Si tienes una buena historia es más fácil escribir un buen guión y si la historia la escribió un maestro del terror, pues…

Acá dejo el tráiler por si todavía te quedan dudas de que vale la pena verla.