Programación (incubación) de sueños: lo obvio y lo no tanto

Muchos de los artículos que hablan de programación de sueños se concentran en elementos obvios que están más del lado del registro de eventos nocturnos que en las pautas importantes para encontrar respuestas claras y concretas, en el contenido onírico, por eso decidí escribir acerca de lo que pocas veces se observa pero que es necesario para recibir ayuda y consejos de los viajes nocturnos.

No se trata sólo de cerrar los ojos

Para evitar repetirme te remito a los artículos que escribí acerca de cómo diseñar un ritual adecuado para descansar y acerca de cómo llevar un nocturnario o diario de sueños. A partir de las recomendaciones que describo en ellos te será más fácil encontrar las condiciones que necesitas tú, en particular, para descansar agradablemente y para recopilar datos oníricos. Después de que tengas claro cómo debes llegar a la cama y cómo se te da mejor registrar tus sueños estarás listo para prestarle atención a otros elementos, a otras actividades que te servirán para acercarte al significado total de lo que intenta comunicarte tu inconsciente, uno (si no el mejor) consejero.

La pregunta es lo de más

Así como en las lecturas de cartas, del tarot o Lenormand, o cuando se consultan otros oráculos como el I-ching y las runas, la pregunta no es lo de menos, al programar sueños es necesario hacer preguntas puntuales y que puedan dejar tras de sí respuestas diáfanas, sin espacio para las ambigüedades. Una pregunta como ¿debo vender o alquilar esta casa? entonces será mejor que una en la que se pregunta escuetamente ¿cómo irán mis finanzas? La primera apunta a resolver una situación específica mientras que la segunda pide un panorama tan general que ni un sueño ni un financiero experimentado podría responderla adecuadamente sin pedir más información.

La tarea de interpretar sueños es útil para pedir señales que indiquen el camino que se debe seguir en situaciones diversas, y para cumplir este objetivo se vale de la lógica propia del mundo onírico, que no es distinta de la lógica de los símbolos, sin embargo hace falta recordar que sólo se hallarán respuestas coherentes con la programación de sueños si las preguntas lo son también.

Más allá del ruido

No es posible preparar comida saludable con agua sucia y tampoco es posible formular preguntas comprensibles con la mente turbia, por eso la meditación y la reflexión son requisitos para programar sueños de un modo ordenado.

Llegar a una idea limpia, a una duda que sirva como la base para la solución de un problema es una consecuencia del pensamiento lógico y tranquilo. Ejercicios que sitúan el centro de la atención en la respiración o que buscan dejar de lado la actividad mental caótica son preámbulos, antecedentes ideales para el planteamiento de la pregunta que se quiere responder a través de un sueño.

Concentrarse (así parezca una contradicción frente a la palabra meditación) en la tensión muscular de cada parte del cuerpo, para luego dejarla ir, es una alternativa válida que te prepara para las fases siguientes de esta técnica de trabajo onírico. Sea cual fuere la meditación que elijas para desocupar tu mente de actividad parásita o desordenada es crucial que no olvides el objetivo: encontrar la pregunta que debe ser respondida.

Un constructor, por ejemplo, puede estar más preocupado por cómo decidirá con cuál arquitecto trabajar para hacer un edificio cuando todavía no ha definido cómo pagará todo el proyecto. En este caso al final de la meditación tendría que ser evidente que es necesario hacer una pregunta acerca de cómo asegurar las condiciones económicas necesarias para materializar la obra deseada. O quizás no.

Con mucha frecuencia olvidamos dos hechos fuertes: decidimos pensando con las emociones y las variables que controlamos son muchas menos de las que nos gusta aceptar. Los olvidos entonces nos llevan a choques con la realidad que catalogamos como injustos o imposibles de remediar. O casi.

“Comprobado: La programación de sueños no funciona”

Las quejas que surgen en torno a la programación de sueños son del tipo “los sueños no tienen ninguna relación con la realidad”, “los sueños son absurdos”, “los sueños no sirven para nada” o “los sueños son muy raros”, quejas que sólo reflejan ignorancia, miedo a lo desconocido y falta de método al emplearla.

Alcanzar resultados útiles para cada quien a través de la programación de sueños sólo es posible cuando el acercamiento a ella se hace desde una postura flexible y abierta al cambio.

El estilo de vida que nos caracteriza a los occidentales, lleno de distracciones, de ruidos y de prisas es sumamente efectivo cuando se trata de hacernos perder de vista lo esencial. Creemos sin cuestionarnos que el éxito, que el dinero, que el reconocimiento social, incluso el que viene de aquellos que no saben nuestros nombres (ni quieren saberlos) es lo más importante y mientras nos convencemos de ello ganamos confusión, nos desconectamos del centro, de nuestras motivaciones verdaderas y nos enfocamos en lo que nos esclaviza, para luego hacer preguntas que podrían resumirse en ¿qué puedo hacer para esclavizarme más?

Confundir lo que quieres con lo que necesitas es una trampa mortal

Ana creyó que creía que había seguido correctamente todos los consejos, todas las técnicas que había leído en todos los libros de autoayuda que había comprado y que le habían prestado. Había encendido velas blancas porque el que estaba de moda decía que los que se habían escrito en la década de 1840, que hablaban de velas azules, estaban equivocados.

Todo, Ana había hecho todo al pie de la letra pero seguía sin entender por qué sólo soñaba con incendios que la obligaban a empezar vidas nuevas. Todo lo que quería saber era cómo podía conocer al hombre de su vida.

Las personas se equivocan más de lo que lo hacen los sueños. Es más fácil ignorar las respuestas evidentes que hacer las preguntas correctas.

La programación de sueños no falla por errores procedimentales sino por fallos actitudinales. Los viajes oníricos, las láminas del tarot y los hexagramas del I-ching hacen las veces de espejos que reflejan aspectos propios que a menudo es de espejos que reflejan aspectos propios que es incómodo aceptar. En tal cualidad yace su función más poderosa y más valiosa.

Cuando insistes en preguntar acerca de tu vida amorosa pero sigues ignorando un dolor físico que intenta llamar tu atención desde hace semanas es cuando demoras la llegada de los cambios que dices esperar. El primer paso para introducir modificaciones significativas en tu vida, para eliminar la hierba mala de los problemas crónicos es el cambio de actitud que lleva a la acción, luego las acciones sostenidas, repetidas en la dirección deseada darán, con el tiempo, paso a lo que algunos llaman milagros, pero que no es más que la consecuencia natural de la coherencia entre actos e intenciones.

La programación de sueños no falla cuando dice que el sol saldrá por el oriente, fallas tú cuando insistes en ver el amanecer por el occidente.

“Ya sé que no voy a ser feliz cuando tenga un hijo”

La apertura de mente frente a los mensajes que los sueños transmiten a través de escenas, en apariencia absurdas, es primordial para comprenderlos y para adquirir la capacidad de aplicarlos en la vida despierta. Una vez has soltado un deseo superficial o falso puedes reconocer el porqué sueñas con un tema que consideras irrelevante o con una situación molesta que intentas reprimir. En cambio, cuando insistes en pedir respuestas a preguntas caprichosas, relacionadas con asuntos secundarios, urgentes pero no importantes, cultivas frustración y sigues comportándote del modo que te llevó al problema que quieres resolver o al lugar del que intentas salir.

Un hombre que, por ejemplo, está convencido de que sólo será feliz cuando tenga un hijo difícilmente comprenderá, con cabeza y corazón, lo que sus sueños intentan decirle cuando le muestran infinidad de tareas domésticas que debe concluir antes de salir de casa. Este hombre seguirá ignorando que para ser un padre competente primero necesita arreglar lo que no funciona en su vida, pues un niño por más hermoso e inteligente que sea no tiene la responsabilidad de darle felicidad a su padre, un estado que como adulto sano y completo debe crear por sí mismo.

No basta con visualizar

El término visualización creativa es tramposo para muchas personas, en especial para aquellas que tienen problemas imaginando cómo se ve alguien o algo, de ahí que este ejercicio salga mejor cuando otros sentidos están involucrados.

En una de las prácticas meditativas de la corriente budista de El Camino del Diamante se instruye a los practicantes para que creen una imagen de Buda, pero además se dan instrucciones acerca de cómo debe acomodarse el cuerpo, del mantra a recitar y del modo en que debe ser usada la mala o “rosario” budista. La constelación de sensaciones táctiles, sonoras, kinestésicas y visuales hacen que alcanzar un estado de claridad mental sea fácil, tanto para quienes tienen mucho talento para imaginar escenas visuales como para aquellos que se sienten más cómodos inventando sonidos o evocando texturas.

Se ha hecho demasiado énfasis en el aspecto visual de la visualización creativa y esa es una de las razones por las cuales tantas personas están convencidas de que no puedes practicarla, ya sea porque tienen una imaginación muy fértil desde la perspectiva en cuanto a imágenes o porque tienen un estilo de pensamiento diferente, una inteligencia distinta que les dificulta los ejercicios de este tipo; por fortuna hay varias alternativas para resolver este problema.

Al emprender una sesión de visualización creativa con el objetivo de provocar un sueño relacionado con el asunto que te interesa recuerda involucrar todos los sentidos. Si intentas saber cuál es el mejor modo de cambiar de trabajo o de vocación incluye en tu escenario mental sensaciones detalladas, aunque parezcan irrelevantes o menores.

Algunas preguntas que pueden guiarte a través de este procedimiento son:

¿Con qué trabajas?, ¿con qué tipo de herramientas?, ¿trabajas con tu cabeza o con tu cuerpo?, ¿cómo se siente esa mano, esa pierna, ese miembro cuando entra en contacto con la herramienta?

¿Hay algún olor en el ambiente?, ¿de dónde viene?, ¿a qué se parece?, ¿qué recuerdos te trae?

¿Se oye algo?, ¿cuál es la fuente de ese sonido?

Otro elemento poderoso que puedes involucrar en ejercicios de este tipo es la emoción. Presta atención a cómo te sientes cuando piensas en esa pregunta que te inquieta y a cómo te sentirías si ya tuvieras la respuesta. Préstale atención también a cómo te sentirías si ese problema que te preocupa ya se hubiese resuelto, cómo se comportarían las personas que lo producen o que están envueltas en él, enfócate en cómo sería tu estado de ánimo si no llevaras ese peso encima. Entre más detalles logres recopilar durante la etapa de visualización creativa más fácil será para ti acceder mediante un sueño a la respuesta, a la solución.

Más tarde el contraste existente entre tu viaje nocturno y las escenas que habrás formado en tu escenario mental te servirán para analizar con más profundidad y con más certeza los símbolos oníricos.

Llevar el sueño al día

Aunque intentar tener sueños consejeros durante la siesta es perfectamente posible, no es a eso a lo que me refiero. Cuando hablo de llevar el sueño al día quiero decir que en la medida en que la visualización creativa se repite con frecuencia, en especial junto a su contenido emocional, se perciben cambios más evidentes y se reciben respuesta más rápidas, más coherentes.

Momentos ideales para completar este ejercicio se dan mientras viajas en transporte público, mientras esperas a que cambie la luz del semáforo o mientras limpias y ordenas tu casa. Efectos secundarios de esta práctica son aparición de sonrisas sutiles, mejoría del estado de ánimo y aumento de la fe en lo que traerá el futuro.

La programación de sueños, cuando se lleva a cabo con consciencia y con una posición mental que la considera una estrategia para analizar situaciones y no una patraña más del negocio de la new age, se transforma en un medio confiable al que se puede acudir en épocas de necesidad o de duda.

Los amores del pasado

Soy consciente de que publiqué esta entrada más tarde de lo que tenía previsto, y quizás más tarde de lo que esperabas, y quiero contarte la razón.

A partir de la lectura de The Shallows (Superficiales) de Nicholas Carr me vengo cuestionando mucho acerca del modo insatisfactorio en que uso Internet, por eso me he volcado a los libros, mis amores primeros, y a la reflexión.

Para escribir este artículo decidí hacer toda la investigación con libros físicos, leyendo en papel para luego dejar que la información se transformara en conocimiento mientras recorría y marinaba los surcos de mi cerebro. Lo que salió al final no fue sólo este artículo sino la sensación bendita de que así uso mejor mi tiempo, de que cuando trabajo de este modo te presto un servicio mejor.

En los artículos siguientes, empezando por el que dedicaré a El mapa de los sueños, seguiré el mismo procedimiento de investigación y de escritura, hasta donde me sea posible, por lo tanto es muy posible que deje de publicar uno cada semana como lo venía haciendo, así que gracias, de antemano, por tu comprensión.

***

En otro orden de ideas te recuerdo o te informo, según sea tu caso, que sigo trabajando en mi libro La numerología de los sueños. Para saber cuándo estará listo, cómo puedes comprarlo con descuento y no perderte las actualizaciones de este blog deja tus datos en el formato que está debajo.

Pdta.: Si ya me enviaste tus datos en el pasado puedes hacer caso omiso de esta petición.

Fuentes:

El nuevo lenguaje secreto de los sueños – David Fontana (2008) Paidós

Eres energía – Ghislaina D. Martel (1994) Robin Book

El libro de la espiritualidad de las mujeres – Diane Stein (1987) Editorial Humanitas

La lotería de los sueños

Una piscina llena de billetes, tarjetas de crédito negras o platinadas, restaurantes completos reservados en una de sus noches más ocupadas, sólo para que un par de clientes coman, hacen parte de las escenas imaginadas por aquellos que de día y de noche sueñan con hacerse millonarios después de recibir un golpe de suerte, a veces a través de la lotería.

La creencia de que el dinero es la solución a todos los problemas ha calado tan hondo en la mente humana que ha servido de motivación para la invención de innumerables técnicas y sistemas que hagan realidad lo que parece imposible. La quiniela es un ejemplo de cómo la tradición popular ha usado con ingenio los sueños para descubrir los números que se espera entreguen felicidad eterna y fortuna buena.

Un negocio fácil, rentable y atractivo

Algunos historiadores han llegado a la conclusión de que los primeros antecedentes de la lotería se encuentran en los sorteos que hacían personas privilegiadas que vivieron en Grecia y Roma, en la época, clásica para entregar regalos a los invitados más afortunados que asistían a sus cenas y a sus fiestas. Sin embargo el camino que la humanidad recorrió entre esos eventos y el nacimiento de la lotería como ese negocio tan conocido hoy es largo.

Gracias a un diario personal escrito por Gerónimo Bambarara se sabe que la costumbre de comprar la oportunidad de ganar un premio fue reinventada hacia el año 1522 por un comerciante de ropa de segunda mano en el distrito de Rialto, en Venecia. Al comienzo sólo se sorteaban telas pero el negocio creció tan rápidamente y provocó tanto interés entre los habitantes, pues jugaban ricos, pobre y hasta miembros de la iglesia, que pronto empezaron a rifarse cantidades grandes de dinero y piezas de oro. El estado, después de comprobar el éxito de este negocio, decidió hacerse cargo de este.

La República Veneciana convirtió a la lotería en un asunto oficial muy útil para pagar las deudas adquiridas durante las guerras anteriores. Los premios que ofrecía eran distintos a los originales pero valiosos también, entre ellos estaban derechos para cobrar peajes, derechos para cobrar impuestos de aduanas y otros impuestos especiales aplicados al vino.

En otros momentos de la historia los gobiernos de Francia y de Estados Unidos también prohibieron las loterías privadas para convertirlas en un negocio oficial lo suficientemente rentable para financiar obras públicas, reconstruir iglesias y darles de comer a los pobres.

De forma paralela al crecimiento y a la formalización de las loterías nacían y evolucionaban supersticiones variadas para atraer la fortuna, una de ellas era elegir apodos que invocaban a la suerte buena, esto en una época en la que los ganadores se escogían armando parejas de papeles o fichas.

La forma en la que originalmente se jugaba la lotería incluía dos bolsas, cada una con un número de papeles igual al número de jugadores. De una se sacaban los que tenían escrito el premio sorteado o papeles en blanco, en la otra estaban escritos los nombres o los seudónimos de los apostadores. El sorteo se hacía entonces (siglo XVI) sacando uno por uno papeles de cada bolsa o urna hasta vaciarlas, por ello a veces tal trámite duraba 11 días.

La mueca de Morfeo

La atracción que se siente en Italia hacia la lotería es grande, incluso otra teoría histórica que habla del origen de este juego también lo sitúa allí, pero en Florencia, alrededor de 1530. Sea como fuere la smorfia (palabra que literalmente quiere decir mueca) es una práctica que hoy todavía se usa con la esperanza de ganar la lotería.

La explicación que se da con más frecuencia acerca de cómo la smorfia permite hallar una relación entre números y sueños parte del dios griego Morfeo, encargado de la ensoñación y de transmitir mensajes a través de los viajes nocturnos. Se supone que usando métodos diferentes, místico−ocultos unos y populares otros, es posible transformar en números las escenas que se viven durante el descanso.

Otras fuentes afirman que la smorfia está vinculada a la cábala, por los significados ocultos que tienen todas las palabras, las letras y los signos, como se asegura en la biblia y en otros documentos en los que se basa esta tradición; también hay quien cree que esta relación entre cábala y smorfia es sólo un truco de mercadeo usado, con éxito, para vender más algunos de los abundantes libros del tema que se siguen publicando. Otros por el contrario hablan de la smorfia como una tradición puramente popular que se transmitía de forma oral y que con el tiempo se transcribió; este origen explicaría porque existen varias versiones de la tabla de correspondencias entre números y sueños, que cambian de una región a otra dentro de Italia.

portada de almanacco perpetuo di rutilio benincasa cosentino

Almanacco Perpetuo Di Rutilio Benincasa Cosentino (1865), libro que recoge creencias populares acerca de cómo ganar la lotería usando los símbolos que aparecen en sueños.

Otra característica llamativa de la smorfia es el espacio que da a la interpretación pues no habla de significados absolutos para cada símbolo sino que estos, y los números que les corresponden varían dependiendo de las circunstancias en las que se presenta, por ejemplo según la Nuova Cabala del Vero Cappuccino di Mote Carmelo (c. 1880) soñar con un abad corresponde al número 38, sin embargo hay algunas variaciones asociadas con las acciones de este personaje, entre ellas: 28 si está enfermo, 18 si está oficiando un servicio religioso, 7 si está comiendo, 15 si huye, 89 si está disfrazado, 80 si se comporta de modo escandaloso, 23 si lo hace como un violador.

Tabla de números correspondiente a La Quiniela, juego de azar popular en Argentina organizado por la Lotería Nacional

Sueño Sueño Sueño Sueño
00 Los huevos 25 La gallina 50 El pan 75 Los besos
01 El agua 26 La misa 51 El serrucho 76 Las llamas
02 El niño 27 El peine 52 La madre y el hijo 77 Las piernas de mujer
03 San Cono 28 El cerro 53 El barco 78 La prostituta
04 La cama 29 San Pedro 54 La vaca 79 El ladrón
05 El gato 30 Santa Rosa 55 El gallego (El español) 80 La bocha
06 El perro 31 La luz 56 La caída 81 Las flores
07 El revólver 32 El dinero 57 El jorobado 82 La pelea
08 El incendio 33 Cristo 58 El ahogado 83 El mal tiempo
09 Arroyo 34 Cabeza 59 Planta 84 Iglesia
10 Cañón 35 Pajarito 60 Virgen 85 Linterna
11 Minero 36 Manteca 61 Escopeta 86 Humo
12 Soldado 37 Dentista 62 Inundación 87 Piojos
13 Yeta* 38 Piedras 63 Casamiento 88 Papa**
14 Borracho 39 Lluvia 64 Llanto 89 Rata
15 Niña bonita 40 Cura*** 65 Cazador 90 Miedo
16 Anillo 41 Cuchillo 66 Lombrices 91 Letrina
17 Desgracia 42 Joyas 67 Mordida 92 Médico
18 Sangre 43 Balcón 68 Sobrinos 93 Enamorado
19 Pescado 44 Cárcel 69 Vicio 94 Cementerio
20 Fiesta 45 Vino 70 Soñar con estar muerto 95 Anteojos
21 Mujer 46 Tomates 71 Excremento 96 Marido
22 Loco 47 Muerto 72 Sorpresa 97 Mesa
23 Cocinero 48 El muerto que habla 73 Hospital 98 Lavandera
24 Caballo 49 Carne 74 Persona negra 99 Hermanos

*En la tabla original de La smorfia napoletana corresponde a San Antonio de Padua.

** El tubérculo, no la figura religiosa, pues en la tabla original el mismo número corresponde a un alimento.

***En la versión italiana este número corresponde al aburrimiento, así que me impide relacionarlo con un sacerdote o con la cura de una enfermedad. El significado final dependerá de la interpretación del lector.

De los labios de Dios a tu mente

Entre las creencias más extendidas acerca de la interpretación de sueños está aquella de que todos los sueños, siempre y sin excepción, están relacionados con el porvenir, mas lo cierto es que los sueños premonitorios son escasos.

Ya en un artículo anterior expliqué distintos tipos de sueños y aclaré que para que un sueño pueda ser catalogado como premonitorio sus detalles deben corroborarse de forma prácticamente exacta en la vida despierta o de vigilia, justo como le pasó a Mary Wollens.

En 2006 esta mujer canadiense soñó con seis números y con un cheque. Confiada en que el contenido de su sueño estaba relacionado con la lotería compró dos billetes con las mismas cifras, decisión que la llevó a ganar dos terceras partes del premio sorteado en esa ocasión, es decir 16 millones de dólares.

Recompensas más valiosas

Sería hipócrita si dijera que no me gustaría ganarme la lotería pero también lo sería si dijera que la compro siempre y sin falta, de hecho hace muchos años que no lo hago, pero más allá de esta costumbre o falta de ella estoy segura de que los sueños son valiosos por su contenido espiritual y psicológicos más que por su potencial financiero. Aprender a comprender los mensajes que transmiten te ayuda a elegir mejor y a desarrollar tanto un criterio sólido como sentido común, dos habilidades que aplicadas de forma sensata te evitan muchos problemas que después crees sólo puedes resolver con plata.

Para cerrar y cumplir con las promesas que hice para esta entrada del blog te presento la portada de La numerología de los sueños:

portada de libro la numerología de los sueños cómo descubrir  los significados y las fechas que se ocultan en las imágenes que ves mientras duermes johanna perez vasquez

Es posible que atraviese cambios menores pero ya puedes comenzar a pensar seriamente si quieres comprarlo o no. Calculo que estará a la venta entre la primera y la segunda semana de noviembre.

Para seguir al tanto del proceso de escritura y edición de este libro electrónico deja tus datos en el formato que está debajo (si ya lo hiciste antes puedes omitir este paso):

En el próximo artículo te contaré qué es la programación de sueños y te daré algunas ideas para que la practiques.

Te deseo sueños dulces.

Fuentes:

Double dreamin’

La Smorfia

La Quiniela

Schwartz D. G. A New Deal: Bruges Burghers and Venetian Merchants Invent Mercantile Gambling (2006) Helsinki

Seville, A. The Italian roots of the lottery en History Today Vol. 49 Número 3 (1999)

William, G. The history of lotteries Department of Economics (1999) Stanford University

El sistema de la pirámide, un método numerológico para interpretar sueños

Los números son símbolos que tienen la capacidad de representar al mundo, por eso usándolos se puede responder cualquier pregunta, incluidas las que comienzan con la frase ¿qué significa soñar con…? El procedimiento que debe seguirse para llegar a una respuesta es sencillo y puede completarse a partir de una inquietud y de los números que se ocultan en ella.

Cuando haces la pregunta correcta tienes la mitad de la respuesta

El éxito en el uso del sistema de la pirámide en la interpretación de sueños depende de tres requisitos básicos:

  1. Interés auténtico del soñador o de la soñadora en su viaje nocturno. Si quien hace la pregunta usa el sistema piramidal sólo para matar el tiempo no conseguirá ninguna respuesta acertada. Si luego se anda quejando de la inutilidad del mismo se parecerá mucho a aquel que después de ver una película, oír radio y leer el periódico, todo al mismo tiempo, se queja porque la historia que vio era demasiado enredada y por no entender nada. En conclusión si no sabes qué harás con la respuesta a una pregunta o no estás preparado para recibirla mejor no la hagas, es posible que lo que descubras te traiga más molestias que beneficios.
  2. ¿Larga o corta? En este punto surge una duda que no es menor, ¿qué tan larga o extensa debe ser la pregunta?, y la respuesta es “corta, de preferencia”. Si sólo recuerdas una escena de un sueño, por ejemplo que entras a una cueva y te encuentras con un dragón puedes preguntar algo como “¿el dragón de mi sueño, tiene que ver con el negocio que estoy a punto de hacer?”, sin embargo si esta escena hace parte de un relato complejo y elaborado, de una historia completa lo aconsejable es que reflexiones acerca de los símbolos más sobresalientes del sueño, para hacer luego una pregunta que englobe tu duda. Ten en cuenta, de todos modos, que al interpretar así un sueño extenso puedes pasar por alto detalles importantes que contienen el secreto de su significado, por eso es recomendable usar el sistema de la pirámide sólo como un apoyo en el proceso de análisis del viaje nocturno y no como un método único de interpretación, pues sus respuestas son cortas y precisas dejando afuera, en muchos casos, mensajes que el inconsciente intenta transmitir a través del sueño.
  3. Espontánea y natural. Cuando te sientas lista para hacer la pregunta exprésala de un modo espontáneo, muy tuyo. El sistema de la pirámide funciona mejor cuando usas frases simples y que te resultan familiares. Evita pasar mucho tiempo pensando cómo “sonará” o “se verá” mejor la pregunta que estás por formular. Concéntrate en lo que quieres saber y suelta tu duda. Si te preocupa olvidar las palabras exactas que usarás prepara la función de registro de sonidos de tu computador o de tu teléfono celular y grábate, así luego podrás transcribir la pregunta para analizarla numerológicamente. Voy de nuevo, la espontaneidad es primordial en el sistema de la pirámide, por lo tanto debes enfocarte para hacer una sola pregunta acerca del sueño que quieres comprender. Intentar preguntar lo mismo de formas distintas sólo te llevará a equívocos y te confundirá más.

Cómo descubrir los números ocultos

A partir de la pregunta que quieres responder puedes calcular el valor de cada palabra usando un conteo simple. Voy a mostrarte cómo se hace tomando como ejemplo la pregunta que inventé para la sección anterior.

¿El dragón de mi sueño, tiene que ver con el negocio que estoy a punto de hacer?

Primero cuento las palabras que la componen y escribo ese número: 17, como es uno de dos dígitos los sumo para tener un número entre el 1 y el 9. Entonces 1+7=8, el 8 será el número que estará al inicio de la primera línea de la pirámide.

El paso siguiente es contar el número de letras de cada palabra y escribirlos a la derecha del 8.

ejemplo de primera línea sistema piramidal numerología

Luego sumo entre sí y en orden todos los números. El primero con el segundo, el segundo con el tercero, el tercero con el cuarto y así sucesivamente. La línea siguiente de esta pirámide quedaría así:

ejemplo de segunda línea sistema piramidal numerología

De nuevo sumo entre sí los dígitos de los números de dos dígitos y sigo formando del mismo modo líneas hacia abajo:

 

ejemplo de sistema de la pirámide numerología

 

Ya que el número final es par y a los números de este tipo se los denomina negativos, terrestres, pasivos y femeninos, mientras que los impares son considerados positivos, celestes, activos y masculinos puede concluirse que la respuesta a la pregunta cerrada (es decir que puede responderse con una palabra y sin dar explicaciones) que dio origen a la pirámide anterior es negativa. Pero el análisis no acaba ahí.

A partir de las características individuales de los números se pueden sacar más conclusiones alrededor del sueño, por ejemplo puede interpretarse la respuesta en torno a la necesidad de trabajar pensando en metas a largo plazo, teniendo en cuenta que el 8 está relacionado con el futuro.

El significado completo del sueño del dragón en la cueva se hallará además prestando atención a elementos menos evidentes –la cueva, ¿es luminosa u oscura?; ¿tiene más salidas?; ¿conduce a un laberinto?─ y a las emociones que produce en el soñador −¿sentí miedo o alivio al ver al dragón?; ¿podría ser mi amigo?.

Para saber más del significado de cada número puedes consultar la tabla resumida que está más abajo:

# Significado
1 Origen, armonía, intención que se materializa.
2 Dualidad, necesidad de tomar una decisión, conflicto.
3 Espiritualidad, luz, el cielo.
4 Materialidad, plano físico.
5 Microcosmos, el hombre, consciencia, entendimiento, criterio.
6 Otoño e invierno, macrocosmos, hombre conectado con el universo, pruebas, influencia divina.
7 Perfección, vida espiritual plena, primavera y verano, renovación positiva, unión.
8 Equilibrio, justicia, futuro, salud.
9 Término, fin de un ciclo, premio a los esfuerzos.

Espero que el sistema de la pirámide te ayude a encontrar respuestas a las inquietudes que te plantean tus sueños.

***

Aunque en el artículo anterior anuncié que esta semana también escribiría acerca de correspondencias concretas entre símbolos oníricos y números sentí que era mejor darte tiempo para familiarizarte con este método numerológico antes de darte más información, por eso decidí dejar para la entrega próxima el tema de La quiniela, un juego de azar descendiente de las loterías italianas, además como contenido extra te presentaré la portada de mi libro La numerología de los sueños.

Si quieres saber cuándo estará listo y cómo puedes comprarlo con descuento deja tus datos en el formato siguiente para que pueda enviarte toda la información.

Gracias por tu lectura, te deseo sueños dulces.

Fuentes:

Becker, U. Enciclopedia de los símbolos (1997) Intermedio Editores

Blavatsky, H. P. The secret doctrine (1888) The Theosophical Publishing Company

Chevalier, J.; Gheerbrant, A. Diccionario de los símbolos (1986) Editorial Herder

Katakkar, M. Encyclopedia of numerology (2013) Jaico Publishing House

Baraja Lenormand e interpretación de sueños

Llevarme este artículo para leerlo más tarde.ícono de archivo pdf

 

 

En el artículo anterior relaté algunos hechos importantes de la vida de la Señorita Lenormand y exploré un poco los orígenes posibles del mazo que lleva su apellido. En este te contaré algunos detalles acerca de las reglas de El juego de la esperanza y de cómo sus instrucciones están relacionadas con los significados que se les dan actualmente a las cartas que componen el Petit Lenormand.

Manos a las cartas

Sea cual fuere el origen de la baraja Lenormand, en El juego de la esperanza (Das Spiel Der Hoffnung) de Johann Kaspar Hechtel se pueden encontrar pistas de los significados positivos, negativos o neutrales de las cartas que componen la versión pequeña del mazo hoy llamado Lenormand.

Como se puede leer en un documento antiguo que explica las reglas del juego, las láminas se distribuían en orden numérico sobre una mesa para formar el tablero, sobre el que se avanzaba por medio de fichas y siguiendo las instrucciones dadas por cada figura de acuerdo con la suerte que dictaran dos dados. El objetivo del juego era llegar a la carta 35, es decir el ancla pues durante la época en la que fue publicado este juego el significado del ancla −esperanza− era bastante conocido. El jugador que lograra llegar primero a esta carta además ganaba todo el dinero que estuviera acumulado en el pozo. Algunos ejemplos de las instrucciones dadas por las cartas son:

Barco: Pagas dos monedas.

Estrella: Recibes seis monedas.

Torre: Pagas dos monedas.

Montaña: Encuentras un obstáculo y dependes de otras jugadas para sobrepasarlo.

Anillo: Recibes tres monedas.

Libro de sombras (¿es acaso el nombre original de esta carta un guiño a su inicio esotérico?): Retroceso.

Carta: Pagas una moneda.

Lecturas en alemán y su traducción a inglés de un fragmento del documento original.*

Documento original de El juego de la esperanza cuando fue publicado por primera vez.

En las reglas iniciales de El juego de la esperanza las penitencias o impuestos también debían ser pagados cantando canciones comerciales que promocionaban otros productos de la empresa que produjo el juego por primera vez.

El documento que acompañaba a Das Spiel Der Hoffnung también hablaba de otro juego posible en el que el objetivo era imaginar historias alrededor de las cartas significantes, es decir la del hombre, la de la mujer y la del niño. En este juego el tablero se forma de un modo distinto, ya no en orden sino al azar después de que el consultante baraja las cartas antes de dárselas al lector o “adivino”. Las cartas debían ser ubicadas entonces en 5 filas, 4 de 8 cartas y una última fila de 4, luego viendo las relaciones existentes entre las cartas significantes que representaban al consultante, dependiendo de su género y de su edad, se inventaban frases para describir lo que se suponía estaba pasando en el tablero, procedimiento que recuerda algunos de los orígenes del tarot, que a través de imágenes más complejas transmite conocimientos que fueron cifrados para tener acceso a ellos a través de la meditación pero que para impacientes, avaros y perezosos están ocultos.

Sueños de todos los tamaños

Las 36 cartas que forman la baraja Lenormand abreviada o “petit” son útiles para ayudar a interpretar algunos sueños, pues como verás no todos los sueños deben ser interpretados ni es este un recurso que deba ser utilizado en todas las ocasiones.

Teniendo en cuenta que el objetivo principal de este artículo es darte algunas tiradas para que experimentes con las cartas Lenormand no te daré una explicación detalladísima de los tipos de sueños que existen, sólo relataré en unas pocas líneas las diferencias que hay entre algunos de ellos y luego te indicaré con cuáles puedes trabajar mejor usando este oráculo:

  • Sueños repetitivos: Escenas o símbolos que aparecen una y otra vez en una misma etapa de la vida o en épocas distintas. No dejan de repetirse hasta que el soñador entiende el mensaje que intentan transmitir.
  • Sueños con familiares o amigos fallecidos: En ocasiones la mente inconsciente los usa para llamar la atención hacia aspectos importantes de la vida del soñador que por ser ignorados podrían tener consecuencias muy desagradables; en otras ocasiones se trata de experiencias que van más allá del sueño en las que la persona fallecida intenta transmitir un mensaje. Para saber a cual “subtipo” pertenece esta experiencia es necesario analizar todos sus detalles y el entorno del soñador, por lo tanto no es algo que se pueda determinar en cinco minutos o menos.
  • Sueños con figuras religiosas, con seres fantásticos o con personajes famosos: El inconsciente también puede usar imágenes y símbolos de este tipo para señalar un mensaje importante que no debe ser olvidado. Es posible confundir estos sueños con los sueños grandes o sabios, descritos por el psicólogo suizo Carl Gustav Jung, de los que hablaré un poco más adelante. A veces el mensaje completo que traen estos sueños sólo puede interpretarse luego de meses o de años de análisis.
  • Sueños reconfortantes: Se experimentan cuando en la vida despierta se está atravesando una crisis de algún tipo. Pueden incluir o no imágenes religiosas o espirituales. La mejor forma de reconocerlos es a través de las emociones que dejan. Luego de tener uno de estos sueños te sientes renovado, liviano y fuerte. Tienes la certeza de que podrás sobrepasar las pruebas que estás viviendo.
  • Sueños lúcidos: Los sueños lúcidos se diferencian de los sueños vívidos en la percepción de la realidad que se tiene en el sueño. En el sueño lúcido logras darte cuenta de que estás soñando sin despertarte, logras controlar todo tu entorno, tienes, por decirlo de algún modo, poderes mágicos ilimitados, en cambio en el sueño vívido simplemente ves todo con mucha claridad y con muchos detalles. Podría decirse que un sueño estándar es uno que “se ve borroso, brumoso” mientras que uno vívido “se ve claramente, en alta resolución”, sin embargo no deja de ser sueño y por ello sólo lo vives como uno más y no como una experiencia en la que sabes que estás en una realidad paralela a esa que vives de día.
  • Sueños cotidianos: En este grupo incluyo tanto a aquellos que tienes luego ver una película muy emocionante, por ejemplo cuando los niños tienen pesadillas después de exponerse a una historia con monstruos que los aterrorizan, o los que un estudiante tiene después de estudiar mucho para un examen (por ejemplo soñar toda la noche con ecuaciones o con verbos en otro idioma después de haber estado estudiando tales temas), y los que sobrevienen después de comer o beber en demasía. Este último grupo suele estar compuesto por escenas inquietantes, cómicas y que a pesar de dejar recuerdos indelebles no cuentan con la claridad necesaria para ser analizadas.
  • Sueños premonitorios: Muchas de las personas que se acercan a la interpretación de sueños lo hacen con el afán de saber si sus sueños intentan decirles algo acerca del futuro, sin embargo lo cierto es que son pocos los sueños realmente premonitorios. Se puede decir que un sueño es premonitorio cuando sus escenas se comprueban con detalle en la vida despierta, en el momento en que el sueño se cristaliza o “se cumple”, sin embargo es preciso recordar que muchas premoniciones se producen para que quienes las tienen intenten prevenirlas, sobre todo cuando anuncian hechos negativos; si por el contrario la premonición anuncia un suceso positivo también conviene recordar que este se producirá siempre y cuando todos los factores implicados en su ocurrencia sigan su curso sin cambiar, pues para algo existe la libertad, el libre albedrío que te deja elegir entre las alternativas posibles a cada instante de tu vida. O sea la felicidad y la tristeza están siempre en tus manos.
  • Pesadillas: Las pesadillas pueden pertenecer a cualquiera de los grupos anteriores, la clave para clasificarlas como tales está en su contenido emocional. Si sueñas con conejitos blancos y zanahorias pero odias esos elementos es muy posible que califiques esta experiencia onírica como una pesadilla, si en cambio adoras ir a ver luchas entre robots o amas las corridas de toros y en la noche sueñas con estas escenas muy probablemente al despertar lucirás sonriente y relajada. La clave para saber si un sueño fue pesadilla o no estará siempre en los gustos y en las emociones de cada soñador.
  • Sueños sabios o sueños grandes: Después de que Jung estudiara la importancia que distintas culturas indígenas les daban a los sueños descubrió los sueños de este tipo. En ellos, por lo general, se mantiene la ilusión de que se está viviendo en otra realidad, las situaciones escapan del control del soñador y las consecuencias son positivas o reconfortantes, por lo tanto no se trata de sueños lúcidos, a menos que alguien esté buscando una experiencia así y la logre a través del control de su actividad onírica. Los efectos de estos sueños suelen ser duraderos y hay quien dice que después de tener uno de estos ha sentido la necesidad de hacer cambios grandes en su vida. Si quieres saber más acerca de los sueños sabios o grandes puedes leer dos de ellos aquí y aquí.

La clasificación anterior puede ayudarte a decidir si las cartas Lenormand son o no el oráculo más indicado para interpretar tu sueño. Con el tiempo y con la práctica descubrirás que a veces las cartas, el I−ching y otros oráculos son sólo bastones en los que te puedes apoyar para completar un análisis que debe comenzar en el contenido mismo del sueño.

¿Qué sueños pueden ser interpretados con las cartas Lenormand?

Si eres una persona que sólo recuerda sus sueños de vez en cuando y sólo por fragmentos la baraja Lenormand puede ayudarte. Los sueños muy largos o muy complejos se beneficiarán más de los arcanos del tarot para redondear su significado, sin embargo si quieres analizar un sueño en el que, supongamos, recogías flores en tu jardín cuando de repente apareció un dragón que te ayudó a preparar la comida también puedes usar las cartas Lenormand, asignando una a cada símbolo para que te den “una segunda opinión” del mensaje o de la lección que tu sueño busca transmitirte.

Siguiendo estas guías sueños lúcidos, sueños cotidianos y sueños grandes o sabios no te dirán mucho más si sólo los asocias con las cartas Lenormand, pero si quieres hacer una prueba adelante, probando y verificando, o rechazando, es como se aprende.

La magia dentro del sueño

Antes de imprimir una de las barajas que están más abajo y antes de leer los significados de cada una de las cartas lo más importante es tener un sueño escrito tan detalladamente como sea posible. Como ya dije antes algunos sueños por su extensión o por su intensidad no deben ser interpretados usando los siguientes métodos, pues será más fácil descubrir sus significados estudiando las relaciones que hay entre los símbolos que lo componen, sin embargo sueños o recuerdos de sueños compuestos por escenas sencillas y cortas son perfectos para hacer ejercicios con las cartas Lenormand.

Tirada de dos cartas

Una explicación excesivamente sencilla para quien comienza a leer cartas Lenormand es que a diferencia del tarot, el oráculo con el cuál más se le compara por la semejanza con algunas de sus cartas, es que deben ser leídas como frases, sin interpretar las imágenes que aparecen en cada una, así, por ejemplo, si salen las cartas 26. Libro y 6. Nubes se puede decir que el libro hace las veces de sujeto de la oración y nubes juega el papel del adjetivo, por lo tanto algunas versiones de esta lectura podrían ser secretos nublados, conocimientos difíciles o complejos; o un profesor con mal carácter.

carta del libro y carta de las nubes de la baraja lenormand de carrie paris

La elección de las cartas de la baraja para completar este ejercicio la puedes hacer al azar, contando con base en tu fecha de nacimiento (si naciste el día 7 del mes de octubre entonces después de barajar eliges las cartas 7 y la 10) o eligiendo aquellas que parecen resonar más con los símbolos de tu viaje nocturno.

Entiendo que al principio este oráculo puede parecer confuso y desafiante, mas lo cierto es que si practicas su lectura, junto a los detalles de tus sueños, basándote siempre en tu entorno inmediato y en tu historia personal puedes descubrir significados que, aunque obvios para los demás, parecen estar ocultos para ti.

Sueño consejero: Tirada con tres cartas

Siguiendo alguno de los procedimientos que describí antes para la tirada anterior elige tres cartas y ordénalas de esta forma. Si elegiste las cartas observándolas es conveniente que las des vuelta y que las barajes antes de acomodarlas:

tirada de cartas para interpretar sueños usando las cartas lenormand

Las cartas 1 y 2 responderán a la siguiente pregunta: ¿Con qué aspecto de mi vida despierta está relacionado? Para contestarla debes crear una frase a partir del significado de las dos láminas.

La carta 3 responderá a la pregunta: ¿Cómo se desarrollará este asunto en el futuro?

Querido sueño, sugiéreme una solución: Tirada con cinco cartas

Elige las cartas y acomódalas de esta forma:

tirada de cartas lenormand que sugiere una solución a un problema mientras se interpreta un sueño

Las cartas 1 y 2 hablarán del hecho que originó el sueño, pues en su mayoría los sueños provienen de vivencias que tenemos mientras estamos despiertos o del análisis de las mismas.

La carta 3 corresponde a la lección que el sueño intenta mostrarte para que la aprendas mejor.

La carta 4 te indica cómo podría desarrollarse el hecho origen o este aspecto de su vida si aplicas la lección.

La carta 5 te muestra cómo podría resultar todo si decides comportarte de otro modo, si tomas otra vía de acción distinta a la sugerida por el sueño.

Lechuza: Adaptación de tirada con nueve cartas para tarot

Las posiciones que asumirán las cartas en esta tirada serán las mismas que en la tirada usada con los arcanos del tarot pero aquí responderán preguntas más puntuales.

posiciones de cartas de tirada lechuza para tarot adaptada para ser usa con cartas lenormand para interpretar sueños

Cartas 1 y 2: Una situación que creíste insignificante pero que te impresionó a un nivel profundo.

Carta 3: ¿Cómo debo asumir esta situación? ¿Cuál es su lección?

Cartas 4 y 5: ¿Qué elementos o símbolos importantes estoy pasando por alto? Solución sugerida a un problema.

Cartas 6 y 7, 8 y 9: Indican dos cursos posibles de acción para darle continuidad a la situación que originó el sueño. Deben leerse por pares.

Cuéntame un cuento con tres cartas

Para usar esta tirada es necesario escribir el sueño y dividirlo en tres segmentos a los que se les asignarán las partes de una historia o cuento: Inicio, nudo y desenlace, luego se saca una carta por cada segmento ya sea haciendo coincidir los símbolos (si soñaste con un ancla sacas el ancla, si soñaste con flores sacas el ramo o el lirio, etc.) o utilizando otra técnica de conteo. Las cartas se acomodan en fila: 1=Inicio, 2=Nudo y 3=Desenlace

tirada de cartas lenormand para interpretar un sueño con tres cartas usando inicio, nudo y desenlace

El objetivo con esta tirada es reducir a una línea o frase el significado del sueño, de ahí que insista en que es un método de apoyo para complementar el análisis inicial que se hace del relato y no una simplificación grosera.

Cuéntame un cuento con cinco cartas

Para esta tirada se sigue el mismo procedimiento inicial usado en la anterior pero en lugar de elegir una carta por cada segmento se sacan una para el inicio, tres para el nudo y una para el desenlace: 1=Inicio, 2,3,4=Nudo y 5=Desenlace.

tirada con cartas lenormand posiciones para interpretar un sueño usando inicio nudo y desenlace

Interpretación de un sueño usando la tirada “Cuéntame un cuento” con tres cartas

El sueño que tomo como punto de partida puede leerse aquí. Teniendo en cuenta los símbolos que lo componen he elegido arbitrariamente tres cartas que me parece pueden representar sus significados:

ejemplo de interpretación de un sueño usando tres cartas de la baraja lenormand del mazo original de el juego de la esperanza: libro, barco, serpiente

Una frase que podría desprenderse de estas cartas es: conocimientos secretos y provenientes de otras latitudes se transforman para ganar experticia y para darlos a conocer de un modo “masivo”. Mis comentarios acerca del sueño, conociendo la labor del soñador, serían que pertenece a la categoría de sueños cotidianos pues tiene elementos con los que esta persona trabaja a diario, recursos con los que se aplica a la difusión de sus conocimientos.

En últimas lo importante es que uses tu sensibilidad para elegir las cartas más cercanas a los símbolos que aparecen en tu sueño. Espero que este artículo te sirva como punto de partida para hacer tus propios ejercicios.

Para tomar nota

  • Las tiradas que incluyen dos o tres cartas puedes utilizarlas para practicar con frecuencia, incluso a diario, pero las que usan cinco y nueve cartas es mejor usarlas menos seguido, por ejemplo una vez al mes para evitar desarrollar una dependencia del oráculo. Nunca olvides que eres una persona libre y capaz, por lo que no debes depender de nada para vivir tu vida y tomar decisiones.
  • Sin importar cuál sea la tirada que elijas debes escribir el sueño que intentas interpretar, así tendrás más elementos para analizar sus símbolos y las relaciones que estos establecen con los significados de las cartas Lenormand.
  • En algunas ocasiones será mejor sacar la carta que te representa, hombre o mujer, para lograr una lectura más clara de la tirada. Cuando tu intuición te indique que este es el mejor camino a seguir hazle caso.

*Danke Ingo Suppan/Thank you a lot, Ingo Suppan!

Las imágenes de las cartas que usé para ilustrar las posiciones de las cartas son de la baraja gratuita diseñada por Carrie Paris.

Barajas Lenormand gratuitas

La siguiente es una lista de enlaces desde los cuales puedes descargar barajas Lenormand listas para imprimir. Los artistas que las crearon las ofrecen para que sean usadas con fines educativos y de investigación mas no para que sean vendidas o para crear negocios a partir de ellas:

Lenormand Antigua

Cartas originales de El juego de la esperanza

Lenormand de Bridgett Trejo

Lisa Lenormand

Deviled Ham Lenormand

Carrie Paris Lenormand

Vintage Poster Lenormand de Pepi Valderrama

Mystique d’époque Petit Lenormand de Pepi Valderrama

Para saber más de tarot puedes consultar el curso gratuito de Gustavo Fernández

La traducción de los significados de la baraja de Carrie Paris puedes descargarla gratuitamente de aquí usando tu correo electrónico, cualquier correo electrónico, sólo tienes que escribir 0 (cero) en el espacio destinado al precio, aunque si lo prefieres puedes dejarme una propina.

Si te gustó este artículo y no quieres perderte el siguiente, en el que explicaré cómo interpretar sueños a partir de preguntas usando un método numerológico muy sencillo, deja tus datos en el formulario que está debajo para que pueda avisarte cuando esté listo.

Que tengas dulces sueños.

Mademoiselle Lenormand, la adivina favorita de la aristocracia francesa

ícono de archivo pdf

Llevarme este artículo para leerlo más tarde. 

Un hombre entra a una habitación en donde lo espera una mujer que todavía no llega a los treinta años. Sentada frente a una mesa redonda, cubierta con un paño verde, se entretiene observando distintos mazos de cartas, que antes ha sacado de cajas de madera, mientras el visitante se pone cómodo, tanto como puede, en la otra silla que está cerca de la mesa. El tercer testigo de este encuentro es un perro grande, que descansa tranquilamente al lado de su ama. Ninguna de las predicciones que haga más tarde inquietará su estado de duermevela.

Es muy posible que escenas similares a la que acabo de describir se hayan vivido en la consulta de la Señorita Lenormand (o Mademoiselle Lenormand, como se la menciona en la mayoría de los textos que hablan de ella).

Retrato de mademoiselle Lenormand

Nacida en Alenzón, Francia el 27 de mayo de 1772, Marie Anne Adelaide Le Normand a los siete años se gana uno de sus primeros castigos por predecir que la abadesa del convento benedictino donde estudia pronto será reemplazada. Quizás para disgusto de algunos, su predicción se cumple.

A los catorce años decide irse a París, allí conoce a una pitonisa y a un empresario de espectáculos, contactos que le servirán para aprender el modo en que debe llevar su labor profesional cuando decida independizarse. Se dice que es también en esta época cuando aprende a leer las cartas después de conocer a algunos gitanos, sin embargo sus biógrafos hablan además de los estudios que hizo desde temprana edad de temas como historia de la adivinación, astrología, quiromancia e interpretación de sueños. Aunque sus detractores no tardaron en llamarla charlatana otros, como el mago y escritor Eliphas Lévi, no dudaron al reconocer que su intuición extraordinaria era natural y genuina.

Sea como fuere la Srta. Lenormand, título que mantuvo hasta su muerte pues nunca mostró interés hacia el matrimonio, fue tenida en alta estima por personas importantes de su tiempo, caracterizado por el racionalismo extremo y la incredulidad, casi absoluta, en fuerzas sobrenaturales y en cultos religiosos. De alguna forma Mademoiselle Lenormand logró persuadir incluso a los más escépticos usando los resultados de sus métodos y a través de episodios en los que los aplicaba con éxito a su propia vida.

La Segunda Coalición (1799−1801), durante la cual Francia fue invadida por Austria, Rusia, Turquía e Inglaterra, la hizo temer la pérdida de los bienes y las riquezas que había acumulado hasta ese momento. Ante la incapacidad de entregar su administración a una persona conocida y confiable, entrevistó a uno de los primeros voluntarios que se ofrecieron para completar la tarea. Algunas de las preguntas que le hizo a este individuo fueron:

─¿Cuál es el animal que más te disgusta?

─Las ratas.

─¿Cuál es el que prefieres?

─El perro.

Tras oír las respuestas hizo los trámites necesarios para que esta persona cuidara sus posesiones pues sus conocimientos, y la experiencia larga que tenía atendiendo consultantes la habían convencido de que quien aborrece a las ratas y ama a los perros suele ser una persona honesta. Estas correspondencias, como verás más tarde, se repiten en los significados que se asignan a las imágenes de la baraja Lenormand, en su versión abreviada.

La destreza para tratar con asuntos financieros no sólo la benefició a ella sino que acompañó a varios de sus clientes. El actor cómico Charles Potier afirmaba que gracias a los números de la suerte y a las instrucciones que la Srita. Lenormand le había dado para aprovecharlos había logrado hacer inversiones afortunadas. La misma Lenormand decía que si hubiese aconsejado a todos los europeos acerca de cómo ganar la lotería las empresas responsables de tales juegos de azar habrían entrado en bancarrota ante la multitud de ganadores.

Sin embargo no todas las predicciones que hacía esta sibila eran alegres y reconfortantes.

En una ocasión pasa la noche entera haciendo cálculos cabalísticos para adivinar el destino de su hermano, que hacía parte del ejército francés. Al llegar la mañana le pide a uno de sus empleados que prepare un vestido de luto para comenzar los ritos funerarios de su familiar. Poco después, por medio de varias cartas, se confirmaría la noticia triste de su muerte.

Otras escenas similares en las que Lenormand anunció hechos incómodos, tuvieron como protagonista a Josefina de Beauharnais.

Según cuenta Alejandro Dumas en su libro Los blancos y los azules (1867−1868) a través de Madame Moreau, heredera de la clientela y alumna de la adivina, tuvo acceso a los pronósticos que Lenormand hizo acerca de la emperatriz. Le anunció que sufriría una pena de la que lograría reponerse ─la muerte de su primer esposo−, la obtención de grandes honores y reconocimientos por su relación con un militar. Los pronósticos no sólo se cumplieron sino que más adelante fueron la causa de reclamos hechos por el mismísimo Napoleón, a quien le molestaba que su esposa acudiera a adivinos para hacer preguntas acerca del significado de los sueños que él le contaba y del futuro de los planes que estaba por ejecutar. Justamente esta inclinación de Josefina sería uno de los factores que acelerarían su divorcio del emperador, hecho que es anunciado en noviembre de 1809 por Mlle. Lenormand en una carta que le envía a Josefina diciéndole que las serpientes que habían aparecido en uno de sus sueños significan que pronto alguien cometerá una infamia en su contra. Cuando Napoleón se entera del intercambio de mensajes entre las dos mujeres da la orden de que la encarcelen, luego le dice a su esposa, en diciembre del mismo año que ha decidido terminar con su unión.

8 de corazones de las cartas astromitológicas de mademoiselle lenormand

Cartas parecidas a estas son las que Alejandro Dumas describe en Los blancos y los azules (1867-1868) al relatar el primer encuentro entre Mademoiselle Lenormand y Josefina de Beauharnais.

5 de corazones de las cartas astromitológicas mademoiselle lenormand

 

Si se tiene en cuenta el interés que Napoleón mostraba por los oráculos, como se recuerda en la introducción a El libro de los destinos es posible pensar que al enviar a la sibila a prisión antes de comunicarle su determinación a Josefina en realidad lo que estaba haciendo era salirle al paso a sus predicciones para seguir ejerciendo su autonomía sin obstáculos.

Al final, y como en otras ocasiones de su vida, poco fue el tiempo que pasó encerrada gracias, en parte, a la protección de individuos poderosos. Luego se sabrá que incluso la policía secreta de Francia le había propuesto darle un cargo como detective, ofrecimiento que rechaza por “la inmoralidad” del director de la institución pero que reconfirma la confianza que se tenía en ella.

Retrato de Robespierre

Robespierre, uno de los padres de la Revolución Francesa, solía visitar a Mademoiselle Lenormand para pedirle consejos.

Cambio de vocación

Sin importarle el éxito enorme que tenía en 1814 deja su primera profesión y empieza a escribir libros en los que cuenta hechos de su época, en especial aquellos protagonizados por Josefina.

Otras figuras como Carlos XIV, rey de Suecia y el Zar Alexander de Rusia también estuvieron entre sus consultantes.

Retrato de María Antonieta

Mademoiselle Lenormand hizo varios intentos para salvarle la vida a María Antonieta, incluso la visitó en ocasiones repetidas mientras estuvo encerrada antes de ser decapitada.

Sus días finales los pasa en “La pequeña casa de Sócrates”, una propiedad campestre situada en Alenzón a la que le había dado este nombre recordando al filósofo clásico que predijo varios episodios de su propia vida.

El 25 de junio de 1843 muere. Además de sus inmuebles, deja una colección de pinturas y otra de autógrafos y cartas intercambiadas con aristócratas. Tras su fallecimiento se dijo que su influencia en los hechos de su tiempo era comparable con la ejercida por Nostradamus en una época previa a la suya.

Los misterios de las barajas Lenormand

portada de cartas astro mitológicas de mademoiselle lenormand

Entre los libros numerosos que componen la obra dejada por Mlle. Lenormand no hay ninguno que explique los métodos que usaba para hacer horóscopos y leer las palmas de las manos. En 1845 Gaudais, fabricante de naipes, publica El gran juego de sociedad: Las prácticas secretas de la Señorita Le Normand, un libro que se dice fue escrito por Madame Breteau, que afirmaba haber sido alumna de Lenormand, aunque en la portada sólo se menciona como autora a La Comtesse de *** (Condesa de ***). Allí se describen las imágenes que componen las 54 cartas de la baraja Astro-Mitológica de Mlle. Lenormand publicada también en 1845 por Grimaud, pero no se dice nada de las letras ni de los símbolos geománticos (puntos) que se ven en las cartas astromitológicas.

página del libro de las prácticas secretas de mademoiselle lenormand

Aunque no se puede concluir que estos documentos sean apócrifos al menos se puede dudar acerca de su autenticidad. Hay quienes dicen que Lenormand crea en 1820 la baraja y que en 1840 diseña una versión abreviada de 36 cartas, la más conocida en la actualidad y a la que a veces se hace referencia como “petit” (pequeña) Lenormand. Otras voces, sin embargo, aseguran que el origen de este mazo está en una geografía distinta.

Johann Kaspar Hechtel, empresario y escritor alemán alrededor de 1799 crea Das Spiel Der Hoffnung (El Juego de la Esperanza) un juego de azar que usa una baraja de 36 cartas que incluye los mismos símbolos y significados del mazo Lenormand abreviado.

Cabe la posibilidad de que Kaspar Hechtel haya recibido información de la baraja que usaba Lenormand con sus consultantes y que luego creara la propia a partir de esos datos, pues la lectura a la que Alejandro Dumas hace referencia en Los blancos y los azules tendría que haberse producido antes o durante 1794, año en el que se cumplió la predicción de la viudez de Josefina. Cualquiera que sea la versión auténtica lo cierto es que el apellido de esta adivina es lo suficientemente poderoso para aumentar las ventas de mazos de cartas, como ha ocurrido en los últimos 150 años con cada baraja que lo incluye en su título.

Porqué funcionan las cartas Lenormand

Al margen de los debates que tienen como objetivo establecer si es cierto o no que la Srita. Lenormand diseñó una baraja, creo que lo importante es resaltar la utilidad que tienen las escenas que están plasmadas en sus dos versiones, muy probablemente inspiradas en estudios juiciosos de las artes ocultas llevados a cabo por grupos a los que, como conjunto, poco les interesaba el reconocimiento público.

La función de esta imaginería es acercar a las personas a conocimientos profundos a través de escenas cotidianas. Con el tiempo símbolos simples como el ancla o la casa pueden convertirse en una de las puertas de entrada a sistemas más complejos, el tarot y el i−ching, por mencionar sólo un par.

Las cartas Lenormand se diferencian, entre otros muchos aspectos, del tarot en que sirven para responder preguntas puntuales acerca de asuntos cotidianos. Las respuestas que dan suelen ser más directas, menos ambiguas, menos psicológicas y menos trascendentales que las dadas por los arcanos del tarot, mismas razones por las cuales las cartas Lenormand pueden hacer parte de los pasos iniciales que se dan en procesos de exploración interior, algo así como las tarjetas de presentación de los recuerdos arcaicos colectivos o arquetipos con los que se trabaja a través del tarot.

Lo que está más adelante

Para esta semana tenía planeado publicar, además de estos temas, un instructivo sencillo acerca de cómo leer las cartas Lenormand para interpretar sueños junto a una lista de significados y una baraja gratuita, distribuida sin restricciones por su autora, sin embargo creo que por ahora ya te dejo suficiente información para que reflexiones.

Mi próxima entrada la dedicaré a explicar, tan claramente como me sea posible, métodos para interpretar sueños usando dos, tres, cinco y nueve cartas sacadas del mazo Lenormand abreviado.

Sigue pendiente de las actualizaciones de El sueño significado que llegan a tu correo o suscríbete, usando el formato que está debajo, para aprender métodos nuevos de interpretación de sueños.

Que tengas dulces viajes nocturnos.

Referencias:

Astro-Mythological by Mlle. Lenormand (En español)

El oráculo: o sea el libro de los destinos (1855) Bogotá

Grand Jeu de Société: Pratiques Secretes de Mlle. Le Normand (1845)

Johann Kaspar Hetchel

Joséphine de Beauharnais

Mlle. Lenormand, the most famous card reader of all time

Remarkable women of different nations and ages John P. Jewett (1858) Boston

The Court of Napoleon: Or, Society Under the First Empire; with Portraits of Its Beauties, Wits and Heroines Frank Boott Goodrich – Derby & Jackson (1858)

 

Cómo llevar un nocturnario o diario de sueños

libreta con hojas en blanco y pluma

ícono de archivo pdf

 

Llevarme este artículo para leerlo más tarde.

Juan despertó frotándose los ojos y tratando de separar el recuerdo del sueño que acababa de tener de color azul de las paredes que le rodeaban. Las hojas violetas de los árboles que había visto mientras dormía parecían estar pegadas a sus párpados, por lo que le tomó un rato conectarse con la realidad, o al menos con la realidad de ese día nuevo. Aunque estaba seguro de que siempre recordaría ese sueño, así no lo escribiera, una semana más tarde sólo recordaría el color violeta de las hojas de un árbol que entonces parecería un fantasma.

Muchísimas personas afirman, con seriedad y sin dudas, que ellas no sueñan, al menos no todas las noches. Tal vez son muchísimas también las que desconocen la conexión que hay entre los diarios personales y la capacidad para recordar sueños.

En la mayoría de guías que hay acerca del trabajo con sueños, incluidas las dedicadas a la interpretación y las que prometen que provocarán sueños lúcidos, se habla de la importancia de llevar un diario de sueños, también conocido como nocturnario, mas poco se dice acerca de su relación con los eventos de la vida despierta, descuido que considero desafortunado.

Escribir en un cuaderno o en una libreta especial los acontecimientos que te impactan o que te llaman mucho la atención es un paso previo y muy importante cuando tu objetivo es aprender a entender tus sueños. El hábito de escribir, si no a diario al menos con alguna frecuencia, los hechos más significativos de tus días prepara tu mente para la tarea posterior de registrar lo que ocurre en tus noches. No es lo mismo (nunca lo será) llegar a la página en blanco o a las líneas silenciosas después de haber sintonizado la sensibilidad para percibir el entorno que hacerlo, con actitud robótica, para seguir una instrucción dada por un experto desconocido.

Además cuando se está aprendiendo a interpretar sueños, un aprendizaje que bien puede tomar toda la vida si se quiere, tanto los hechos como los métodos usados para registrarlos importan, por eso paso a hablar de los más comunes, entre los disponibles, para llevar un diario o un nocturnario.

¿Papel y lápiz o dedos y bits?, esa es la cuestión

Poco a poco la costumbre de usar papel y lápiz para escribir pensamientos, sueños y preocupaciones personales está perdiendo popularidad al tiempo que la tendencia de usar dispositivos electrónicos para los mismos fines va ganando fuerza, por lo tanto es curioso que los manuales oníricos sigan haciendo énfasis en la necesidad de escribir en una libreta, dejada con anticipación cerca a la cama, los sueños que se logra recordar. Hecho curioso sí, mas no vacío.

En los años que llevo estudiando el mundo de los sueños he experimentado con otras técnicas de registro, por eso puedo hablar con soltura de sus beneficios y de sus puntos débiles, que también son aplicables cuando son usadas para recopilar eventos cotidianos.

  • Archivos de texto guardados en el computador: Prácticos, en especial para escribir sueños o eventos largos, presentan demasiadas distracciones, más hoy en día cuando la conexión a internet es permanente. Entre sus bondades están la multiplicidad de formatos que existen para hacer anotaciones al margen, la facilidad que ofrecen para organizar la información y las herramientas que incluyen para hacer búsquedas dentro del texto.

De los trabajadores con sueños que han obtenidos buenos resultados con esta técnica de registro he oído que a veces hacen apuntes generales de lo que quieren escribir y luego usan un procesador de texto para crear relatos detallados. Dicen también que usar el computador es más cómodo que escribir a mano, en especial cuando se trata de manejar mucha información.

Otros factores asociados a la necesidad de esperar a que el computador esté listo para comenzar a escribir, la lucidez que hace falta para trabajar frente a él y la alternativa de dejarlo encendido para acortar la espera lo convierten en una de mis técnicas menos favoritas ya que muchas veces el carácter sutil del sueño recordado no se lleva bien con el brillo del monitor ni con las tareas variadas que parecen reproducirse de forma descontrolada en cuanto se sienta uno frente a este aparato.

  • Videograbadoras: Es la técnica con la que menos he trabajado, en parte porque consultar la información registrada con una videograbadora es poco práctico, excepto para quien está habituado a trabajar frecuentemente con ella. Útil para recoger datos frescos, de sueños recién tenidos o de situaciones recién vividas, diferenciar entre el contenido en sí del hecho y las opiniones o comentarios que surgen alrededor del mismo puede ser complejo, además la necesidad de esperar a que el dispositivo esté listo para funcionar puede provocar la pérdida de detalles clave, sobre todo cuando se está trabajando con material onírico. La alternativa es dejar el aparato –cámara, teléfono celular, etc.─ en modo de “espera” para usarlo de inmediato en el momento justo sin embargo, como he explicado en el capítulo dedicado al descanso saludable, prefiero evitar al máximo dormir cerca de corrientes electromagnéticas, por eso apago o desconecto estos artefactos antes de ir a la cama.
  • Grabadoras de audio: Sus cualidades y sus defectos son similares a los de los videos, pero teniendo en cuenta que he experimentado más con este recurso mi opinión es más profunda. En ciertas ocasiones las he usado para registrar sueños largos y detallados que temo olvidar más tarde. También las he usado para grabar frases clave que luego uso como anzuelo para evocar el recuerdo completo del sueño cuando sé que seguiré durmiendo y que el contenido de los sueños posteriores enterrará el del anterior. Creo que este es justamente el escenario en el que mejor se desempeñan, pues cuando he intentado, poquísimo tiempo después de despertar, grabar un sueño extenso la sucesión de bostezos y mi voz somnolienta me han obligado a hacer una interpretación doble: una de lo que pretendía decir y otra del significado de la situación relatada.
  • Escribir a mano: Mi favorita de lejos aunque cavernícola para muchos también plantea retos. Para quien tiene una caligrafía de comprensión dudosa, pues luego tiene que adivinar lo que intentó escribir, y para quien siente dolores casi insoportables después de quince minutos de tener el lápiz o el bolígrafo entre los dedos, claramente no es la primera opción, sin embargo sus ventajas quizás logren persuadirte.

Escribir en una tableta o en un teléfono celular se reduce a reconocer las letras y a digitarlas con un movimiento repetitivo de las manos, en contraste escribir a mano activa áreas distintas del cuerpo y, por ende, del cerebro. El movimiento necesario para trazar la G no es igual al que hace falta para escribir la R, además algunas personas no sólo usan la mano y la muñeca para escribir sino que también mueven el brazo completo, desde el hombro. Tal activación te ayuda a recordar más detalles del hecho o del sueño que intentas registrar y establece un contacto íntimo con las sensaciones que experimentas, despierto o dormido, cuando lo vivías.

He perdido la cuenta de las veces que he recuperado detalles que creía perdidos mientras escribía a mano unas pocas líneas de un sueño que creía prácticamente olvidado. Estoy convencida de que estímulos sensoriales de otro tipo, como el ruido que hacen los lápices de dureza distinta sobre el papel, los olores de las tintas y la textura de las hojas bajo la piel crean en conjunto una atmósfera adecuada para que los sueños y las enseñanzas encuentren un espacio propio y se abran paso hacia la consciencia.

Ahora que he expuesto las cualidades y los puntos débiles de los métodos disponibles para recopilar escenas de sueños y de eventos cotidianos paso a darte algunas recomendaciones que te servirán para sacar el provecho máximo de las impresiones que decidas registrar.

Hilos sueltos y retazos

Cuando nunca has llevado un diario o un nocturnario crees que sólo alguna información es digna de llegar a sus páginas, mas lo cierto es que cualquier detalle o sensación que consideres novedosa tiene el valor suficiente para ser registrada. Un ejemplo excelente de esta costumbre de observar y luego escribir lo que hace estremecer al alma es El libro de la almohada de la dama Sei Shonagon, en él la autora describe escenas que vive en épocas distintas del año, habla de la decoración usada en las fiestas a las que asiste y se anima a registrar sus opiniones acerca de las personas que la rodean.

Si bien al empezar a escribir mi primer diario temía que cayera en manos inadecuadas, con el tiempo comprendí que tanto yo como quienes me rodeaban entonces teníamos que aprender a respetar los límites de la privacidad propia y ajena. De nada sirve que guardes tu diario en una caja fuerte si vives rodeada de gente en la que no puedes confiar, pues en ese caso el problema más serio que debes resolver es cómo te relacionas con los demás y no cómo evitar que alguien se entere de tus asuntos más íntimos. Tampoco propongo que compartas tus sueños con todas las personas que conoces, y con las que no también, lo que pretendo es llevar tu atención hacia el hecho de que todo, absolutamente todo es susceptible de ser escrito en un diario o en un nocturnario. Los asuntos que te preocupan, las situaciones inconclusas, sorpresas pequeñas y escenas solitarias de los sueños que apenas recuerdas son contenidos perfectos para plasmar en las hojas de un cuaderno o de una libreta.

Es muy posible que con el tiempo descubras que diario y nocturnario se funden en un libro solo, personal y valioso que te acompaña durante periodos largos de tu vida con la lealtad y la compasión que aún están por cultivar muchos seres humanos.

Sin juez y sin filtro

Una de las razones, quizás la principal, por la que para tantos es difícil recordar sus sueños es el miedo.

Miedo a lo desconocido, miedo a lo nuevo, miedo a perder el control, miedo a lo extraño…

Justamente por miedo es que se rechazan, de modo consciente y de modo inconsciente, los recuerdos que quedan de los sueños al despertar, miedo que impide recibir los beneficios que trae consigo el trabajo onírico.

Una vez tomas la decisión de aceptar tus sueños, como vienen, sin juzgar ni filtrar su contenido experimentas un aumento en la cantidad de información que obtienes de ellos. Entre más tiempo y atención dedicas a observar tus viajes nocturnos, evitando pronunciar frases como “mis sueños son los más raros del mundo” o “¿por qué no podré soñar cosas normales?”, comprobarás que se expanden, que florecen y que los recuerdos que dejan son más coloridos, más claros, más luminosos y que son capaces de contar historias completas.

Los sueños aunque parecen absurdos y caprichosos tienen su lógica propia, se comportan como un personaje esquivo y taciturno que sólo entabla conversación con aquel que está dispuesto a escucharle en medio del respeto y del silencio.

La próxima vez que recuerdes algo de uno de tus sueños regístralo, usando el método que quieras, sin siquiera intentar comprenderlo, así honrarás a esa parte de ti que permanece oculta y que luce atemorizante pero que sólo desea que la aceptes y que dejes de ignorarla para poder enseñarte a vivir con plenitud.

La belleza del garabato

dibujos a mano alzada de elefante, plumas de escribir, langosta y vestido de flores

Algunos dibujos de uno de mis primeros nocturnarios.

Otra creencia muy marcada en torno a llevar un diario o un nocturnario es la de que en el cuaderno destinado a este fin sólo se deben incluir frases y, en general, contenido escrito. No sé dónde o cómo surgió esta idea poco afortunada, sólo sé que desde siempre entendí que agendas, libretas y objetos parecidos dedicados a plasmar mis sueños y mis ideas eran y son campos de libertad en los que prácticamente todo está permitido, por eso no sólo tengo la costumbre de escribir sino de garabatear en ellos.

Ya lo mencioné en el capítulo anterior de este manual, pero no sobra que lo repita: el talento artístico no es un requisito para aprender a interpretar sueños y mucho menos para desarrollar la creatividad. A veces, al registrar un evento personal impactante o para darle claridad a un sueño las letras no son suficientes por eso es necesario trazar esquemas, garabatear y jugar con líneas para fijar la esencia que le da al acontecimiento su carácter particular.

Cuando no se trabaja sobre papel hay otras formas de cristalizar impresiones, las grabadoras de sonidos, por ejemplo, ayudan a guardar expresiones urbanas y campestres, y las cámaras, fotográficas o de video, dan la posibilidad de crear imágenes que tienen como fin evocar sensaciones más que inmortalizar recuerdos. Otras herramientas como las tablas digitalizadoras también permiten llevar la espontaneidad el dibujo libre al ambiente electrónico por lo que en últimas depende de ti cómo te conectas con los mundos sutiles.

El reino de los recuerdos

Mis diarios / nocturnarios están llenos de pasajes, tiquetes, entradas a eventos y trozos de tela, porque más que un criterio editorial rígido para crear libros personales e íntimos lo que tengo es fascinación por las experiencias que atravieso y por la huella que dejan en mí.

Los dibujos que viven en mis cuadernos pueden estar hechos con crayones o con acuarelas, algunos son bosquejos descuidados y otros recortes con la letra manuscrita de un amigo porque, repito, todo vale.

Así como los sueños no son sólo olores o sólo imágenes los relatos que hago de ellos tienen formas diversas. Si creo que un botón es de un color igual al de una flor que vi en un sueño que logró conmoverme lo guardo, pero si en cambio tuve que hacer un viaje aburrido de trabajo tiro todos los elementos pequeños e inútiles conectados con tal hecho.

Al llevar un diario o un nocturnario el criterio que gobierna las acciones no es distinto del propio. Las reglas las creas tú y tú las rompes o las doblas; el objetivo al ejecutar esta actividad es reproducir, con tanta fidelidad como sea posible, la cualidad etérea del inconsciente para que cuando entres en contacto con él te abrace sin atemorizarte.

La ópera de los sapos

(Haz clic aquí para oír una grabación sin editar del canto de sapos amplificado por la rejilla de un desagüe)

Prepárate para las sorpresas

Durante los años que siguieron a la primera lectura que hice de Introducción al psicoanálisis de Sigmund Freud los recuerdos espontáneos de sueños me encontraban desprevenida y con las manos vacías. Iba en un bus cuando un movimiento simple de mi compañero de silla se transformaba en el primero de varios detalles, que como cadena de pañuelos escondida en la manga de un mago, arrastraba consigo un caudal de recuerdos que creía perdido. Luego de varias experiencias similares me habitué a llevar siempre conmigo una libreta y un lápiz o un bolígrafo para describir someramente las imágenes oníricas que decidían visitar mi memoria siguiendo su horario propio.

Ahora ya no necesito usar este método porque he organizado mi vida para tener un espacio diario en el que interpreto y analizo los sueños que recuerdo, además he aprendido a enlazar varios viajes oníricos para desmenuzarlos en sesiones personales especiales, algo de lo que hablaré en el capítulo dedicado a la programación de sueños (es probable que publique este contenido en noviembre, pero no puedo asegurarlo) en cualquier caso creo que esta costumbre de tener a mano algo para escribir, incluido el teléfono celular, es altamente recomendable para que dejes de ser un extraño en las tierras de Morfeo.

***

Aquí termina este fragmento del capítulo tres del manual de interpretación de sueños que estoy escribiendo. En la versión completa incluyo instrucciones precisas para registrar sueños de un modo apropiado para darle claridad a la etapa de análisis.

Si te interesa saber más de este libro y de otros en los que sigo trabajando recuerda leer las actualizaciones que llegan a tu correo o suscríbete para empezar a recibirlas. Para hacerlo puedes usar el formulario que está debajo:

La próxima semana dedicaré una entrada a Mademoiselle Lenormand, una mujer relacionada íntimamente con una de las tablas numerológicas menos conocidas pero que puede ser usada para interpretar sueños.

Hasta entonces y que tengas dulces sueños.

¿En qué se parecen las personas que tienen la capacidad de interpretar sus sueños?

Llevarme esta entrada para leerla más tardeícono de archivo pdf

Aunque prácticamente todas las personas que me conocen bien saben que interpreto sueños, pocas veces me piden que les ayude a interpretar los suyos. En general comienzan la conversación acerca de este tema con frases como “quiero saber qué significa este sueño, pero ya sé más o menos de qué se trata” o “quiero que me confirmes si el análisis que hice de este sueño que tuve está bien”. Hablando con ellos, con mis amigos, he descubierto que entre más creativos son y menos prejuicios tienen mejor interpretan sus propios sueños. La pregunta clave aquí sería: ¿cómo lo logran?

Tal vez debería empezar apuntando las profesiones de quienes están cerca de mí, sin embargo eso plantearía un problema: te daría una visión sesgada de cómo han adquirido las características necesarias para interpretar sus sueños, por eso prefiero contarte cuáles son sus pasatiempos, qué los emociona y cómo ven el mundo, de esa forma podré explicarte porqué algunas actividades favorecen, más que otras, el desarrollo de un estilo de pensamiento afín con la interpretación de sueños.

“Mi poeta favorito es Fernando Pessoa”

Para la mayoría de la gente la poesía no existe, al menos no separada de la música, por eso cuando canturrea una canción no se para a pensar quién la escribió, para ella, para la multitud, la canción es una sola cosa y es de quien la canta, y se acabó, por eso poco o nada le interesa una “letra” por más bonita que sea si no lleva música, sin embargo hay personas que han nacido con una sensibilidad especial, o que han aprendido a desarrollarla, para captar sin música el ritmo y la emoción de las letras.

Personas que se sienten conmovidas al leer a Marosa di Giorgio, a Idea Vilariño o a, los menos anónimos, Pablo Neruda, Nicanor Parra y Federico García Lorca suelen ser también las que dicen “entiendo que el sueño que tuve me habla de este asunto pendiente y de sus consecuencias”, una afirmación natural para quien está familiarizado con las metáforas, los mismos trozos de información con los que se forman los viajes nocturnos.

“Para mí ir a Europa es ir a museos”

gente viendo fotografías en la sala de un museo

Los sueños en su mayoría están hechos de imágenes. A menos que hayas nacido sin el sentido de la vista, las situaciones que presencias mientras duermes estarán marcadas por escenas que ves, con claridad o sin ella, a color o a blanco y negro. Sólo si eres una persona muy atenta o te has ocupado del desarrollo de tu consciencia reconocerás elementos capaces de estimular tus otros sentidos, el olfato o el oído por ejemplo. Esta predominancia visual de los sueños encuentra su eco, de modo natural, en los museos. Estos sitios suelen albergar exposiciones que impactan a los asistentes usando imágenes. Si bien las instalaciones, los performances y otras muestras artísticas inclasificables están hechas para cuestionar a los espectadores mediante la inclusión de otras sensaciones, durante siglos las pinturas y las esculturas han sido las piezas protagonistas de las colecciones de los museos, piezas que hablan de la vida despierta pero también de la dormida, de la subconsciente.

La costumbre de visitar museos tiene como consecuencia el despertar de regiones del cerebro que tienden a perder flexibilidad por falta de desafíos. Observar, mas no mirar, una obra, que después de un vistazo pobre podría ser catalogada como fea o absurda, te obliga a pararte en un marco de referencia distinto al cotidiano, uno muy parecido y muy cercano al que usa tu subconsciente cuando diseña escenas únicas para mostrártelas cuando sueñas, de ahí que entre más disposición tengas para apreciar una fotografía más fácil te será identificar cuándo el símbolo onírico de una casa tiene que ver con el estado de tu vida y cuándo con la necesidad de refugio y protección.

“Puedo pasar horas en un supermercado, pero no comprando sino viendo las etiquetas y los empaques de los productos”

Las personas que utilizan su creatividad a diario saben que para mantener viva esta habilidad es necesario alimentarla, objetivo que sólo puede cumplirse cuando se tiene disposición para ver siempre el entorno con ojos frescos.

Acostumbrarte a los comerciales de radio y de televisión es muy fácil si todos los días oyes la misma emisora y ves los mismos programas, o canales, incluso si lo haces a través de tu computador, por eso es muy importante aprender a ver las rendijas, los lugares menos obvios.

Darle más importancia a la utilidad o a la calidad de un producto, por encima de su marca o de la publicidad con la que el fabricante pretende vendértelo es una forma de expandir tus límites, además en la medida en que cambias tus hábitos aumentas la probabilidad de reconocer símbolos en tus sueños, la de percibir sus repeticiones y, más tarde, la de comprender sus significados.

Las góndolas de los supermercados, las vitrinas de los centros comerciales y, en general, el mundo están llenos de mensajes que se transmiten con formas y colores, y no con palabras. Existen ranas, por ejemplo, que con la vistosidad de su piel les dicen a sus depredadores “si me comes morirás por envenenamiento”. Del mismo modo una etiqueta mostrando un paisaje campestre te dice “soy puro y natural” aunque haya sido fabricado con materias primas producidas bajo la supervisión rigurosa de señoras y señores vestidos con batas blancas mientras llenaban con números tablas de resultados.

La vida habla, siempre, le prestes atención o no, por eso quienes andan sus caminos con los sentidos muy despiertos se enteran antes de los mensajes y atienden las advertencias que están ahí para todos, sin discriminar.

“Mi cuento favorito es el de las zapatillas rojas de Andersen”

Las ideas puras y perfectas, las mismas con las que a veces te gusta atormentarte, porque aparentemente nunca alcanzas las metas que te planteas, sólo existen en la mente, en una realidad distinta a la que tocas y miras todos los días y todas las noches, cuando estás despierto, sin embargo al dormir tienes la oportunidad de comprobar la existencia de otras dimensiones, en ellas esas ideas puras y perfectas, incluso las negativas –la maldad absoluta, la crueldad sangrienta, etc.─ abandonan el reino de la imaginación y te dejan ver como sí pueden ser materia corriente, pero sólo si tienes la disposición que hace falta para adentrarte en su territorio y darles espacio para acoger sus enseñanzas.

Los cuentos de hadas y las historias mitológicas tienen en común el hecho de desarrollarse en sitios fantásticos y muchísimo menos limitados que este en el que lees, trabajas, ves películas y cuidas a tu familia. Visitarlos con frecuencia a través de cuentos, obras de teatro, música típica de culturas lejanas a la tuya y a través de conversaciones con personas que sostienen creencias distintas te prepara para recopilar más información de tus viajes nocturnos, esos detalles que por prejuicios, miedo a lo desconocido o ignorancia pasas por alto creyendo que están demás y que no le agregan valor a la interpretación de un sueño. En la medida que te expones a la diferencia, con respeto y tolerancia, saliendo de tu zona de confort, un poco cada vez, descubres que lo que no conoces es más grande, fascinante, rico y seguro de lo que sospechas.

Efectos secundarios de esta forma de comportamiento son el aumento de la confianza en ti misma, el fortalecimiento de tu intuición que te susurra con claridad por dónde ir y por dónde no, y el surgimiento de una curiosidad casi insaciable, además la próxima vez que sueñes con figuras mitológicas extrañas o con dioses desconocidos no sentirás miedo sino deseos de identificarlos para averiguar qué intentan decirte acerca de tu vida.

“Me gusta dibujar y colorear mandalas”

mandala de colores con mariposa hecho a mano

Al dibujar mandalas es más importante el estado mental que las habilidades “artísticas”.

Los mandalas son figuras geométricas, a veces agrupadas dentro de un círculo, creadas en la India y que se usan tanto para meditar como para hacer reflexiones personales.

Para dibujarlas no hace falta tener habilidades artísticas sorprendentes, basta con sentir ganas de llenar de colores una figura lista para esta tarea o con querer hacer garabatos en torno a un punto central. Si bien muchos mandalas son simétricos no es necesario dibujarlos de ese modo. C. G. Jung, el conocido psicoanalista suizo cuenta en su libro Recuerdos, sueños, pensamientos que en varias etapas de su vida usó esta actividad creativa para superar conflictos y entender situaciones confusas. Después de que pasaba algún tiempo desde que había dibujado un mandala volvía a él, lo observaba e intentaba comprender lo que la imagen le transmitía. Así, en parte, conseguía avanzar.

Aunque a muchas personas les parece ridículo e incluso estúpido usar lápices de colores para explorar sus emociones y para desarrollarse de un modo integral, lo cierto es que si practicas con constancia actividades de este tipo descubrirás, poco a poco, cómo modifican tu forma de pensar y cómo te vas concentrando en las figuras y en los tonos hasta alcanzar suavemente un estado en el que tus ideas se silencian.

Si lo prefieres puedes hacer mandalas más efímeros con otros materiales emulando prácticas budistas en las que los construyen con arena de colores para, al final, borrarlos, pues están convencidos de la eternidad del cambio, de la mutabilidad de la vida.

Colorear mandalas también es una actividad excelente para despertar la intuición en niñas, niños y personas con problemas cognoscitivos como parálisis cerebral o retardo mental, así que desde donde la veas esta afición tiene más cualidades que defectos.

Mandala hecho con hojas secas y frutos rojos sobre el pasto

Diferencias reconciliables

La anatomía del cerebro, dividido en dos hemisferios conectados por un grupo de células llamado cuerpo calloso, es relativamente conocida, sin embargo su funcionamiento sigue siendo un misterio para la mayoría de la gente.

Es posible que creas que si una persona es zurda controla el lado izquierdo de su cuerpo con la mitad derecha de su cerebro, del mismo modo en que una persona derecha controla el lado derecho de su cuerpo con la mitad izquierda de su cerebro, y que no hay excepciones, mas lo cierto es que esto no siempre es así.

Para que puedas entender mejor este hecho comenzaré mostrándote una tabla que ilustra, de forma muy general, las funciones que cumple cada hemisferio.

Hemisferio izquierdo Hemisferio Derecho
Movimientos de la mitad derecha del cuerpoAptitud matemáticaHabilidad verbalLógicaPensamiento analíticoPensamiento práctico

Atención a los detalles

Pensamiento lineal

Pensamiento deductivo

Organización

Movimientos de la mitad izquierda del cuerpoCreatividadSensibilidad artísticaIntuiciónImaginaciónEspiritualidad

Ritmo

Panorama general de una situación

Percepción del tiempo

Razonamiento espacial

Capacidad multitarea

Pensamiento simbólico

 

Otras funciones relacionadas con la percepción como ver, oír y oler, así como aquellas que te permiten experimentar emociones y aprender, son ejecutadas en ambos hemisferios en zonas que a pesar de estar identificadas pueden cambiar como respuesta a cirugías, traumas, derrames o problemas de nacimiento que presionan al cerebro para que se reorganice, para que actualice las conexiones que hay entre las neuronas, es decir las células que lo conforman; esta capacidad recibe el nombre de plasticidad cerebral.

Si bien las manifestaciones más espectaculares de plasticidad cerebral se dan en personas con daños graves y extensos, esta capacidad está presente en todos los seres humanos. Alguien que aprende un idioma nuevo, que va a vivir a otra ciudad o que decide aprender a tocar el piano le exige a su cerebro que cree conexiones nuevas entre sus neuronas para hacer posible esa habilidad, para sostener ese conocimiento nuevo: el vocabulario extranjero, la ubicación de las calles, las posiciones de las manos y de los pies.

La forma en la que el cerebro trabaja a diario ilustra la comunicación permanente que existe entre sus regiones que, lejos de ser fijas y estáticas, cambian y se adaptan en concordancia con las experiencias que vives. En la medida que te expones a ambientes nuevos y te planteas retos tu cerebro crea soluciones e ideas que te sirven para avanzar, para ampliar tu mundo, y para ser más inteligente de un modo integral. El psicólogo social e investigador Howard Gardner fue quien en 1983 le abrió la puerta al concepto de inteligencia emocional, que luego fue popularizado por Daniel Goleman.

Gardner, en su teoría de las inteligencias múltiples explica que los talentos pueden expresarse de varias formas y no sólo a través de habilidades que predominan en el hemisferio cerebral izquierdo, además aclara que las actividades cotidianas requieren la interacción de destrezas para que las personas puedan resolver problemas y hacer aportes valiosos a su entorno.

En el cuadro siguiente puedes leer un resumen de los ocho tipos de inteligencia identificados por Howard Gardner. Analizarlos te ayudará a entender que un talento es el resultado de la interacción de habilidades que residen en los dos hemisferios del cerebro.

Tipo de Inteligencia Habilidades que la componen
Musical Pensar en sonidos, ritmos, melodías y rimas. Ser sensible al tono y al timbre. Reconocer, crear y reproducir música usando un instrumento, un objeto o la voz. Involucrarse en actividades de escucha activa y de identificación de las conexiones existentes entre la música y las emociones.
Kinestésica Pensar en movimientos y usar el cuerpo en formas expresivas hábiles y complicadas para cumplir objetivos. Sentido de coordinación aplicado al movimiento de todo el cuerpo. Usar las manos para trabajar con objetos.
Lógica─Matemática Pensar en términos de causa y efecto, y entender las relaciones entre acciones, objetos o ideas. Calcular, contar o analizar proposiciones y ejecutar operaciones complejas lógicas o matemáticas. Incluye habilidades de razonamiento inductivo y deductivo, así como solución creativa de problemas.
Espacial Pensar en imágenes y percibir el entorno visual de un modo preciso. Pensar en tres dimensiones, transformar las percepciones visuales propias y reinventarlas a través de la imaginación. Manipular objetos con destreza.
Lingüística Pensar en palabras y usar el lenguaje para expresar y entender significados complejos. Ser sensible frente al significado de las palabras, al orden de ellas, a los sonidos, al ritmo y a las inflexiones de la voz. Usar el lenguaje para describir la vida cotidiana.
Interpersonal Ser consciente de la existencia de otras personas y comprenderlas. Tener empatía para entender las diferencias y para apreciar los motivos, las intenciones y las emociones ajenas a partir de experiencias y estilos de vida diversos. Interactuar de forma apropiada con una o más personas en ambientes familiares, sociales y laborales.
Intrapersonal Auto-observación y comprensión de sí mismo. Ser consciente de las fortalezas y de las debilidades propias. Hacer planes sensatos para alcanzar metas personales. Monitorear los pensamientos y los sentimientos propios, y tener la capacidad de regularlos de una forma adecuada. Habilidad para auto-monitorearse dentro del contexto de las relaciones interpersonales y para conseguir objetivos propios a través de ellas. Habilidad para reflexionar acerca del papel propio en las relaciones con otras personas.
Naturalista Entender el mundo natural, incluidos plantas, animales y estudios científicos. Reconocer, nombrar y clasificar individuos, especies y relaciones ecológicas. Interactuar de un modo armónico con seres vivos e identificar ciclos vitales y de fuerzas naturales.

***

Esta entrada hace parte del segundo capítulo del manual de interpretación de sueños que estoy escribiendo. En la versión completa incluyo ejercicios puntuales para reprogramar el cerebro, hacerlo más flexible y desarrollar el pensamiento simbólico, una habilidad clave para comprender el significado de los sueños.

Para saber dónde, cuándo y cómo puedes comprar mi libro sólo necesitas suscribirte con tu correo electrónico a este blog, así sabré a dónde enviarte esta información, además de todos los avances de los capítulos siguientes, para hacerlo sólo tienes que llenar el formulario que está debajo:

Tema del capítulo próximo:

Cómo llevar un nocturnario o diario de sueños

Referencias:

Exploring the application of multiple intelligences theory to career counseling – C. Branton Shearer, Darrell Anthony Luzzo (2009) The Career Development Quarterly Vol. 58

Por qué los hombres no escuchan y las mujeres no entienden los mapas – Allan y Barbara Pease Editorial Amat

Redesign my brain (2013) Screen Australia

 

Rituales nocturnos

La habitación de María estaba oscura y en silencio, sólo se oía de vez en cuando el motor de un carro que pasaba bajo su ventana. Ella, con el cuerpo relajado y la mente lista para conectarse con otra realidad, apenas se movía, luego, sin aviso, se sacudió por completo. La caída de un objeto pesado y desconocido la había alterado. Después de ese sobresalto necesitaría al menos una hora para calmarse e intentar dormir de nuevo.

Muy probablemente la escena que acabo de relatar no te resulta extraña. Ya sea porque un amigo, un familiar o tú misma has sufrido un despertar brusco a causa de un objeto que cae sin aviso, propio o ajeno, sabes cuán difícil puede ser intentar conciliar el sueño cuando sientes ansiedad. Y si no puedes dormir mucho menos puedes soñar.

Algunas personas dicen poder dormir en medio del ruido, con luz de día e incluso sobre el piso sin embargo no son la mayoría. Los seres humanos estamos programados biológicamente para dormir en la oscuridad, en ambientes templados y preferiblemente en silencio, por eso cuando una de estas condiciones falta la calidad del descanso disminuye y se complica la recordación de sueños.

A la voz de refranes como “el tiempo es oro” o “al que madruga Dios lo ayuda” el sueño ha perdido, paulatinamente, importancia al tiempo que se elogia a quienes –con ayudas químicas o sin ellas− duermen poco y trabajan mucho. Estilos de vida en los que el desgaste físico y mental no es seguido por fases de recuperación apropiadas no sólo entorpecen el aprendizaje de la interpretación de sueños sino que deterioran la salud, por eso las recomendaciones que siguen son útiles para dormir mejor y para conocerte más a través de tus sueños.

Un menú ligero, por favor

La comida que tomas en la noche debe ser ligera, suave y debe estar poco condimentada, así evitas sobrecargar a tu organismo, que se prepara para funcionar de un modo lento. Dependiendo de tus costumbres y tu cultura esto implicará reducir las cantidades de aderezos o su desaparición total. El objetivo es darle importancia al descanso y no sacrificarlo a diario en nombre de los placeres gastronómicos.

En cuanto a las bebidas para acompañar tu comida también te conviene dejar de lado las alcohólicas y las que alteran el ánimo, como el café regular y el té negro, pues la cafeína que contienen permanece en tu sangre varias horas después de que las ingieres, por lo tanto un capuchino tomado a las ocho de la noche es capaz de hacer estragos en tu descanso si eres una persona especialmente sensible.

Con relación al horario es recomendable que dejes pasar mínimo dos horas entre la última comida o bebida y el comienzo del descanso, así disminuyes la posibilidad de sufrir molestias digestivas y le das oportunidad a tu cuerpo, todavía despierto, de evacuar las aguas sobrantes para que luego no interfieran con el disfrute de sueños eróticos o de otro tipo.

Leve, leve como pluma

Muchas veces se usa la figura del interruptor eléctrico para explicar el modo en que una persona se duerme, encendido = despierto, apagado = dormido, pero la comparación es incorrecta. Tanto el proceso de despertar como el de dormir son graduales, más parecidos al efecto que produce un graduador lumínico o a la forma en la que se calienta una parrilla metálica expuesta al fuego. En ambos casos el punto máximo de luz o de calor es un resultado al que se llega después de atravesar fases sucesivas.

Entender el modo en que concilias el sueño es importante para imitarlo en la rutina que sigues noche a noche antes de ir a dormir, así te será más fácil elegir el tipo de actividades que te ocupan cuando falta poco para que vayas a la cama.

La imagen siguiente es una guía para saber cuáles son las actividades que te ayudan a descansar y cuáles es mejor dejar para esos momentos del día en los que buscas diversión o aumentar tu energía.

imagen de actividades ordenadas de la más a la menos favorable para hacer antes de dormir

Si te quedan dudas acerca de la tarea que quieres completar antes de dormirte hazte las preguntas siguientes:

  1. Después de esta actividad, ¿mis pensamientos serán rápidos y desordenados?
  2. Esta tarea, ¿demanda una respuesta activa de mi parte?
  3. ¿Implica el uso de luz brillante y dirigida hacia mi cara?

A mayor cantidad de respuestas afirmativas menor será la conveniencia de desarrollar esa actividad justo antes de descansar.

El agua se lleva todas las preocupaciones

Tomar una ducha caliente antes de ir a dormir no sólo te ayuda a relajarte sino que ayuda a tu cuerpo a bajar la temperatura, fenómeno que ocurre naturalmente cuando estás dormida. Este gesto de amabilidad contigo misma te sirve para acercarte al estado de relajación ideal que antecede al sueño, sin embargo no es lo único que puedes hacer.

Para asegurar noches de descanso profundo y sano revisa que la habitación donde dormirás esté bien ventilada y a una temperatura cómoda. Decide si es mejor abrir un poco una ventana o retirar una cobija teniendo en cuenta los niveles de ruido y de luz del ambiente. Evita poner demasiado peso sobre ti, si eres muy susceptible al frío. Elige tejidos naturales, hechos de materiales como el algodón o la lana, para abrigarte y usa medias, así mantienes una temperatura corporal agradable al tiempo que puedes moverte sin restricciones.

Según sea el caso te puede convenir aislarte de tu entorno usando tapones para oídos o un antifaz, pues el sueño más reparador se logra en medio del silencio y de la oscuridad total.

Antes de dormir revisa que los accesos a tu casa y a tu habitación no permitan el paso de gente extraña y, si es posible, soluciona tus asuntos pendientes, discusiones incluidas, antes de acostarte, de ese modo tu descanso será más tranquilo y completo.

Cama en orden y día en orden

cita el hecho de dormir en una cama revuelta se parece a comer en una mesa sucia

Adapta tus hábitos para dormir todas las veces que puedas en una cama limpia y ordenada, incluso se vale tenderla antes de entrar en ella. Trata de ver esta acción como un paso necesario dentro de un ritual valioso que ejecutas a diario y no como una molestia, esta actitud te ayudará a descansar mejor y a conectarte con tus viajes nocturnos.

Para cerrar el día, cuando ya estés a oscuras y en silencio, usa una imagen, un sonido, una palabra o un olor imaginario para darte la bienvenida a un lugar íntimo y seguro, visualiza, por ejemplo, que una burbuja verde o violeta te rodea y te protege. Si duermes con alguien o estás enamorada puedes verte a ti misma con esa persona dentro de la burbuja al tiempo que revives sensaciones de alegría, tranquilidad y tibieza, parecidas a las que transmite el calor del sol cuando se abre paso entre las nubes durante un día gris.

En las noches que tardes un poco más en conciliar el sueño aprovecha para observar mentalmente las acciones de tu día, primero desde que despertaste hasta que te acostaste y luego en el sentido contrario. Este ejercicio te mostrará cuántos detalles captas casi inconscientemente, además te acercará al aprendizaje del lenguaje de tus sueños, si es eso lo que deseas.

En la próxima entrada te explicaré cómo puedes preparar el hemisferio derecho de tu cerebro para entender mejor el mundo onírico a través de actividades creativas, algunas perfectas para desarrollar antes de ir a la cama.

***

Las imágenes usadas en el esquema “dulces sueños o amargas pesadillas” son de los autores siguientes:

Iconshock
Juhansonin
Double-J designs
Mandalas Gratis
Christian F. Burprich
Alessandro Rei
Smeerch
Colaja
Andres Antonio
Webdesigner Depot
Dekuwa
georges-dahdouh

The Premonitions

imagen de los miembros del equipo de la página the premonitions

Una mujer se despierta con dificultad y comienza a sollozar. Se toca la cara buscando lágrimas pero no encuentra nada. Recuerda que acaba de soñar con su hijo, en su viaje nocturno sufría un accidente automovilístico y ella no podía evitarlo.

Así comienzan las historias de algunas premoniciones, otras, en cambio, surgen de la nada, mientras la mente está relajada, cuando se ve con tranquilidad una película o cuando se lavan los platos y se tararea una canción al mismo tiempo. Sea como fuere son experiencias que inquietan y que les interesan a algunos científicos, como los de The Premonitions.

The Premonitions es un proyecto que busca recopilar y analizar estadísticamente premoniciones de personas de todo el mundo, para ello se creó una página web en la que a través de un cuestionario se puede enviar la premonición que se tuvo, incluyendo detalles importantes para poder corroborarla después, ya que no se podría comprobar si se cumplió o no una “desgracia” si se ignora la fecha aproximada de su ocurrencia, el tipo de acontecimiento (no es lo mismo un accidente aéreo que una catástrofe natural) y el lugar.

El futuro de este proyecto depende en parte de la financiación que consiga, por eso en una de las secciones de la página se anima a los visitantes a hacer donaciones para poder seguir adelante.

Más allá de cuánto tiempo estará al aire, The Premonitions es una iniciativa que intenta estudiar de un modo riguroso un fenómeno que en los entornos académicos muchas veces es visto como inútil o de quinta categoría.

Para saber más de The Premonitions puedes visitar su página.

Música para alegrar a los muertos

Estaba haciendo una entrevista para una de las revistas con las que trabajo cuando me encontré con una historia que incluía a un padre muerto y a una guitarra española.

En la siguiente grabación Rubén cuenta cómo uno de sus hermanos invocó sin proponérselo al espíritu de su padre fallecido y cómo lo descubrió.

Si tienes una historia parecida y quieres compartirla con los lectores de este blog y conmigo escríbeme a correo [arroba] elsuenosignificado [punto] com; si te parece bien podemos hablar vía Skype para poder grabarla y publicarla.

El concierto mencionado en el relato puedes escucharlo aquí.